Comprar o alquilar vivienda, ¿qué merece más la pena hoy?

comprar-o-alquilar-vivienda,-¿que-merece-mas-la-pena-hoy?

Puede ser que usted se encuentre en ese momento en el que tiene que tomar una de las decisiones más importantes y difíciles de su vida. Y no es otra que esta: ¿comprar o alquilar?

Hablamos, por supuesto, de una vivienda, un mercado que vive una de sus épocas álgidas y que el año pasado creció más de un 34%, en el caso de la compraventa de inmuebles. El fin de la pandemia ha provocado un nuevo boom inmobiliario, que ha llevado a las grandes capitales a quedarse casi sin stock.

Por su parte, el mercado del alquiler se ha intentado regular desde el Gobierno con una nueva ley que pone algo de control a los precios, que no han dejado tampoco de subir y ahora más en el nuevo marco inflacionista.

Por lo tanto, hablamos de una decisión vital, que tiene sus pros y sus contras en cada caso, y que vamos a repasar para que, si estás en la duda de alquilar o comprar, tengas algunas nociones claras.

Qué me interesa más hoy

Como decíamos, estamos en un contexto de subida imparable de los precios que ha llevado a los bancos centrales a subir los tipos de interés para que la inflación no se lleve por delante la economía. Una crisis cíclica provocada por la guerra en Ucrania y las subidas del precio del gas.

Por lo tanto, vamos a ver los pros y contras de alquilar teniendo en cuenta el contexto.

En el caso de la compraventa, hay que tener en cuenta como pros que se trata de una inversión y de que si se puede se hace la casa al gusto de cada uno. Es una propiedad que el día de mañana se puede vender y que forma parte del patrimonio personal.

Los contras, el poco stock que queda disponible tras un 2021 de plena locura inmobiliaria y unos precios bastante elevados. Además, el problema añadido de ahora es que las hipotecas van a subir con los tipos de interés, por lo que comprar una casa va a estar más caro si se financia (que es lo habitual).

Si nos fijamos en el alquiler, como puntos a favor tenemos una ley que regula su precio y que los ha congelado durante cinco años, algo muy importante cuando todos los precios están subiendo y los costes de luz, gas, alimentación y demás van a subir.

Como siempre decimos, alquilar te da flexibilidad y posibilidad de cambio si tienes que irte a otra ciudad o simplemente te cansas de tu casa. Pero entra la cuestión de siempre: es dinero perdido.

Se trata de una inversión que no se recupera y que mucha gente considera que es «tirar el dinero». La historia es que no todo el mundo puede acceder a una hipoteca y dar una entrada de una casa, por lo que alquilar es una opción más accesible, sobre todo para los jóvenes.

Estas serían pues las cuestiones en cada caso. En función de las circunstancias de cada persona una será mejor que la otra, pero siempre hay que tener claro qué necesita cada uno y qué se adapta mejor a su situación personal.