Invertir en bolsa cuando hay inflación: estos son los sectores que históricamente han funcionado mejor

invertir-en-bolsa-cuando-hay-inflacion:-estos-son-los-sectores-que-historicamente-han-funcionado-mejor

En términos generales, la inflación moderada suele ser buena para las acciones porque a menudo se asocia con un crecimiento económico positivo, aumento de los beneficios empresariales y aumento de los precios de las acciones. Sin embargo, si la inflación aumenta demasiado, la situación de los inversores del mercado de valores empeorará rápidamente.

Aunque no nos encontramos en una economía sobrecalentada, los datos de subida de los precios están en auge en todo el mundo. La inflación se está sumando máximos y el crecimiento a la baja.

En el contexto europeo, la inflación siguió aumentando hasta situarse en el 4,9% en el mes de noviembre y, según las previsiones del BCE, se mantendrá por encima del 2% durante la mayor parte de 2022.

Screenshot 20211221 021803 Chrome

La subida de la inflación refleja fundamentalmente un acusado incremento de los precios de los combustibles, el gas y la electricidad. En noviembre, la tasa de variación del componente energético representó más de la mitad de la inflación general. La demanda también continúa superando a una oferta restringida en algunos sectores. 

Como es evidente, el impacto de la inflación sobre los ingresos variará según el sector económico y su capacidad para traspasar los mayores costes de sus propios insumos a los consumidores finales. Lo importante es la capacidad de preservar sus márgenes que se convertirá en un beneficio nominal más alto.

Sectores que asimilan bien las tasas de inflación elevadas y debemos tener en cartera

A partir de aquí debemos identificar que sectores tienden a hacerlo bien en etapas de elevada inflación y rotar la cartera hacia ellos. En primer lugar, el sector energético, que incluye empresas de petróleo y gas, es uno de ellos. Estas empresas superaron la inflación el 71% del tiempo.

Screenshot 20211221 023127 Chrome

Este es un resultado bastante intuitivo. Los ingresos de las acciones de energía están naturalmente vinculados a los precios de la energía, un componente clave de los índices de inflación. Entonces, por definición, tendrán un buen desempeño cuando aumente la inflación.

Seguimos con las sociedades inmobiliarias, las llamadas SOCIMIS. Éstas pueden brindar protección ya que a la inflación el 67% de las veces.

Para entender este comportamiento debemos de analizar qué sucede con sus flujos de efectivo. Las SOCIMIS de renta variable poseen activos inmobiliarios y proporcionan una cobertura de inflación a través de la transferencia de los aumentos de precios en los contratos de alquiler y los precios de las propiedades.

Pero debemos matizar… Existen algunas SOCIMIS cuyo subjetivo de inversión son las hipotecas. Estos valores se encuentran entre los sectores con peor rentabilidad. Al igual que los bonos, los pagos de las cuotas hipotecarias pierden valor a medida que aumenta la inflación.

Lo mismo ocurre con el prometido crecimiento futuro de las ganancias de las acciones de tecnológicas. Se espera que la mayor parte de sus flujos de efectivo llegue en un futuro lejano, lo que valdrá mucho menos en dinero de hoy cuando aumente la inflación.

Las acciones utilities ni son la panacea para una cartera de inversión pues muestran una tasa de éxito algo decepcionante del 50% frente la inflación. Como monopolios naturales, deberían poder traspasar los aumentos de costos a los consumidores para mantener los márgenes de beneficio. Sin embargo, en la práctica, la regulación a menudo les impide hacerlo plenamente.

Screenshot 20211221 023529 Chrome

Es más, dada la naturaleza estable de su negocio y los pagos de dividendos, las acciones de servicios públicos a menudo se negocian como «sustitutos de bonos», lo que significa que pueden bajar en relación con otros sectores cuando la inflación despega (y los precios de los bonos caen).