invertir-en-un-club-de-golf:-una-alternativa-muy-rentable

Invertir en un club de golf: una alternativa muy rentable

golf

Pertenecer a los clubes de golf marca la diferencia y, según los sociólogos, lo que intentan sus miembros es sentir que no son como los demás. Los requisitos para acceder a estos 12 centros incluyen listas de espera, recomendaciones de otros socios y, sobre todo, una saneada cuenta corriente que permita pagar cantidades que ascienden hasta 48.000 € más cuotas de entrada y pagos anuales. La Familia Real y los ex presidentes de Gobierno son socios de honor de algunos.

Se trata de una alternativa a la inversión que puede ser muy rentable. No en vano, satisfaces una afición personal y puede rentabilizar tu pertenencia a estos clubes. Para que a los pocos años puedan mejorar las participaciones adquiridas en estos centros deportivos.  Se constituye en una apuesta de inversión que en todos los casos van dirigidas al medio y largo plazo, nunca a periodos cortos.   

Las personas que prefieren practicar cualquier actividad en un club en lugar de montárselo por su cuenta lo hacen para apartarse de la masa y tener la sensación de que no son como los demás. Esta diferenciación la dejan bien marcada los clubes, seleccionando a sus socios mediante el cobro de cuotas de inscripción altas (por encima de los 4.500 €) y sometiéndoles a unas normas de etiqueta que, para la mayoría de los mortales, no pueden cumplirlas. En estos entornos es difícil conseguir jugar al tenis si no se va vestido de forma adecuada, suele estar prohibido acceder al comedor o a los salones sin corbata y chaqueta y es complicado ser aceptado entre sus miembros si no se tiene un título universitario o una empresa de éxito.

Golf más que un deporte

Los clubes han florecido en España desde principios del siglo XVII. En principio se trataba de peñas o sociedades de lectura y discusión donde se fomentaban las artes y la conversación. Hacia mediados de siglo, bajo la influencia inglesa, se crearon bastantes especializadas en deportes. Hoy, los clubes de hípica, polo y golf marcan la diferencia de status: para practicarlos no sólo hay que tener dinero, sino tiempo.

Por esto, quienes pueden inscribirse suelen tener el mismo perfil: hombre, mayor de 40 años, empresario, ejecutivo o profesional liberal de éxito que, además, suele estar enganchado a este tipo de vida social y, no contento con pertenecer a un club, paga las cuotas de varios: puede estar inscrito a uno deportivo y a otro social; o cuenta con uno en su lugar de residencia y con otro donde veranea. En ellos encuentra, muchas veces, el marco para formalizar alianzas financieras y establecer nuevos contactos empresariales.

Alternativas disponibles

clubes

Los requisitos para ingresar son comunes en casi todos: pagar una cuota de inscripción (a fondo perdido), una acción (que puede venderse cuando se abandona el club) o, incluso, ambas, y luego, ser presentado por un par de socios y admitido por una junta.

Liceo de Barcelona. Nº de socios: 1.106. Antigüedad: 156 años. Actividades principales: se constituyó para financiar la construcción del teatro El Liceo. Se puede oír ópera, participar en charlas y admirar los tesoros artísticos de su sede. Precio: cuota de entrada de 4.500 € y anualidad de 450 €. Vida social: la del restaurante, frecuentado por amantes de la ópera. Bailes al principio y al final de la temporada y una fiesta de Carnaval. Normas de vestuario: corbata y americana.

Casino de Madrid. Nº de socios: 1.900. Antigüedad: 167 años. Lo fundó el duque de Osuna. Actividades principales: coloquios, conferencias, exposiciones y organización de viajes. Desde 1999, tiene un espacio deportivo a las afueras de Madrid. Precio: Cuota de entrada de 7.500 € y mensualidades de 60 € por ambos cónyuges. Vida social: se ha recuperado el Baile de Debutantes para el que las protagonistas pasan más de dos meses ensayando.

Pertenencia a clubes muy elitistas

Real Club de Polo de Barcelona. Nº de socios: 9.600. Antigüedad: 106 años. Fue iniciativa de unos estudiantes españoles que cursaron su educación en Inglaterra y, cuando volvieron, decidieron promocionar los deportes relacionados con la hípica. Instalaciones: chalé social, piscina, gimnasio, aerobic, 39 pistas de tenis, nueve de pádel, tres campos de hockey y un campo de hípica internacional. Precio: la cuota de entrada es de 15.000 € y mensualidades de 75 €. Hay lista de espera para entrar. Vida social: El bridge y el dominó aúnan lazos entre los socios. Se celebran bodas, bautizos…

Club de Polo de Santa María, Sotogrande. Nº de socios: 60. Instalaciones: Edificio social, siete canchas de polo y escuela. Están construyendo cuatro canchas nuevas, una piscina y 600 “boxers” para los caballos. Cada día se está popularizando más porque existen posibilidades de jugar con equipos montados sin necesidad de tener caballo propio. Vida social: en verano existen muchas actividades sociales para fomentar la convivencia con otros aficionados ingleses, argentinos y americanos que acuden al club.

Club de Tenis Puente Romano. Nº de socios: Muy restringido. Actualmente hay lista de espera. Este club surgió, en principio, para dar servicio a dos hoteles de superlujo marbellíes. Por eso es difícil entrar como asociado. Precio: 1.500 € al año. Requisitos de admisión: aunque actualmente no se pueden hacer nuevos socios, el requisito es ser presentado por dos socios, que se trate de una persona a la que le guste el deporte y que se le reconozca como alguien normal en su trato, educación y talante. Normas de vestuario: no se exige el blanco total, pero sí que se prohíben los tirantes en el tenis, aunque no en el gimnasio.

Con una rentabilidad a largo plazo

plazosReal Club Jolaseta. Nº de socios: más de 6.000. Instalaciones: Diez pistas de tenis, seis de pádel, tres piscinas (una olímpica), campo de hockey hierba y otro de hockey patines, polideportivo cubierto, dos frontones, gimnasio y edificio social con guardería. División de honor: en hockey es uno de los clubes más importantes del país. Aunque en principio el Jolaseta se especializó en tenis, ahora son el pádel y el hockey los deportes preferidos por los socios. Precio: comprar una acción por más de 30.000 € y pagar una cuota anual de menos de 300 €. Su punto fuerte: tienen la escuela de pádel para niños más numerosa de Europa.

Real Club Pineda de Sevilla. Nº de socios: más de 6.000 socios. Está cerrado el cupo de admisión; cada año sólo entran un par de socios nuevos. Precio: 38.000 €. Se cobran aparte servicios como el uso del gimnasio con monitor. Una curiosidad: los ex cónyuges siguen perteneciendo al club, pese a que se hayan divorciado del socio primigenio. Otra particularidad, dispone de hipódromo propio, algo que apenas se da en otros clubes.

Real Club de Tenis de Oviedo. Nº de socios: 2.200 titulares con sus familias. No admiten más socios. Antigüedad: 53 años. Precio de inscripción: más de 12.000 € a fondo perdido. Enclave peculiar: en el centro de Oviedo. Normas de vestuario: sólo se exige etiqueta en las fiestas sociales que se organizan. A los salones y restaurante no se puede acceder en ropa deportiva. Socios de honor: Su Alteza Real el Príncipe D. Felipe de Borbón, Sabino Fernández Campo…

Real Club Náutico de Palma de Mallorca. Nº de socios: 1.840, de los cuales sólo 500 tienen barco. La tarifa para ser socio es de 4.800 € la inscripción y 15 € al mes. Todos los servicios se cobran aparte. Antigüedad: 54 años. Una peculiaridad: tiene una coral y se dan clases de solfeo. Su singularidad: es el club más visitado por la Familia Real, que junto a los ex presidentes de Gobierno y los socios que llevan más de 50 años en el club, son sus socios más honoríficos.

Cuota de entrada es de 9.000 euros

cuota

Aeroclub de Santiago de Compostela. Nº de socios: 2.200 propietarios, de los que sólo vuelan unas 200 personas. El club nace como una asociación aeronáutica en 1935, pero, hoy por hoy, es más un club de golf. La gente accede a él, sobre todo, por este deporte y por el tenis. Precio: la cuota de entrada es de 9.000 € por unidad familiar; y las mensualidades de 72 €. Actividad social: el ajedrez, las tertulias y el dominó son una parte muy importante de la vida diaria del club. Manuel Fraga, ex presidente de la Xunta, acudía a menudo a jugar aquí sus partidas de dominó. Punto fuerte: las escuelas deportivas para niños y las fiestas que organizan para fomentar las relaciones personales entre los socios.

Real Club Náutico de Barcelona. El muelle dispone de 175 plazas de amarre para yates de hasta 40 metros de eslora y de un distinguido local social. Instalaciones: gimnasio y sauna, biblioteca, terraza con vistas a la ciudad, salones para reuniones, parking privado y aulas de formación. Precios: desde 1.500 € la inscripción y una pequeña cuota mensual. Los servicios se cobran aparte.

Dehesa Montenmedio. Cuenta con 25 bungalows con toda clase de lujos. Instalaciones: capacitado para albergar hasta 1.500 caballos, todos ellos alojados a todo confort, en boxes fijos construidos en la misma Dehesa. Dispone también de un parking para aparcar 400 camiones o trailers. Precio: practicar la hípica puede elevarse desde los 1.000 a los 1.800 €.

Real Club Náutico de Palma de Mallorca. Nº de socios: 1.840, de los cuales sólo 500 tienen barco. La tarifa para ser socio es de 4.800 € la inscripción y 15 € al mes. Todos los servicios se cobran aparte. Antigüedad: 54 años. Una peculiaridad: tiene una coral y se dan clases de solfeo.


Leer más
las-electricas-se-introducen-en-el-sector-de-los-coches-electricos

Las eléctricas se introducen en el sector de los coches eléctricos

Una novedad que están mostrando las compañías que cotizan en los mercados de renta variable nacional es que se han introducido en el emergente mercado de los coches eléctricos. Un factor que las puede dar un valor añadido en la valoración de sus precios, aunque más a medio y largo y plazo más que al más corto plazo. Algunas de estas compañías que han decidido dar el salto hacia los coches más ecológicos son Endesa e Iberdrola, aunque aún no han recogido esta estrategia en sus líneas de negocio. En cualquier caso, será un factor a considerar en los próximos años.

Los coches eléctricos se van imponiendo sus modelos en las calles españoles poco a poco y sin muchas estridencias. Hasta el punto de que ya es más o menos habitual encontrarse con un vehículo de estas características tan especiales en las principales ciudades de nuestro país. En este sentido, hay que recordar que los coches eléctricos ya son una realidad con la que hay que contar para nuestros desplazamientos en la ciudad. Además de aportar una ayuda muy eficiente para luchar contra la contaminación en el planeta al no ser unos vehículos tan agresivos.

En estos momentos, las matriculaciones de vehículos eléctricos (turismos, cuadriciclos, vehículos comerciales e industriales y autobuses) en España han alcanzaron un volumen de más de 1.000 unidades en julio, según los datos facilitados por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones. En los que se pone de manifiesto que ha habido un incremento en este medio de transporte privado de algo más del 50 % con respecto al mismo periodo del pasado año. Entre enero y julio de este año, el mercado español de vehículos híbridos se ha situado en 45.395 unidades,

Eléctricas comprometidas

Una de las últimas compañías en adherirse a este sistema de conducción está siendo Endesa que ha decidido apostar muy fuerte por los coches eléctricos como fórmula para incrementar su línea de negocio dentro del sector. En toda España 274 empleados de Endesa se han adherido al Plan de Movilidad, lo que representa cerca del siete por ciento de las ventas de todo el mercado nacional de turismos eléctricos. Por otra parte, se prevé que la flota en esta tipo de vehículos tan especiales muestre un mayor crecimiento a partir del año que viene. Un factor que repercutiría en los beneficios de la empresa.

No obstante, si lo que deseas es rentabilizar este proceso por el que están atravesando las compañías eléctricas será un poco temprano para que se haga realidad. No en vano, la incidencia de estos coches llamados ecológicos es muy pequeña sobre las cuentas empresariales de las cotizadas. No tendrás más remedio que esperar, al menos unos años más, para que sus precios reflejen este escenario que está empezando a apuntarse. Si tienes una buena dosis de paciencia a partir de estos momentos puede que en cinco, seis o siete años tengas tu recompensa si optar por estos valores para que configuren tu próxima cartera de inversión.

Los coches eléctricos son más caros

precio

Desde Endesa admiten que “adquirir un coche eléctrico es más caro que comprar un coche de combustión, y sobre todo si van equipados con batería de litio fabricadas de forma artesanal”. Pero a la vez reconocen que un vehículo eléctrico genera un importante ahorro a medio y largo plazo, ya que además del ahorro en combustible, el gasto en mantenimiento es mucho menor. Esto es debido a que no hay aceites ni lubricantes, el desgaste de frenos es escaso y por último no hay transmisiones mecánicas. Con lo cual, el efecto sobre el bolsillo de los conductores es inmediato.

En este sentido, el ahorro en energía puede implicar una media de 1,5 euros por cada 100 kilómetros recargando en horario nocturno y para un consumo medio de 15 kWh por 100 kilómetros como medida de referencia. Por otra parte, tampoco puede olvidarse que está presente una contención en los gastos como consecuencia de las emisiones a la atmósfera de CO2. Mientras que los conductores de esta clase de vehículos cuentan en la actualidad con diferentes formatos de ayudas públicas y subvenciones que están contemplados dentro  de los planes de promoción a la movilidad sostenible.

Se instalan 200 puntos de carga

La otra gran compañía eléctrica, Iberdrola, también está pasando por este mismo proceso empresarial. En donde el grupo empresarial ha decidido apostar por la movilidad sostenible a través del vehículo de estas características. Una de las mayores aportaciones de este modelo de conducción es que permite la reducción de las barreras económicas y regulatorias. En comunicado apunta a que “es necesaria una regulación basada en el principio de “el que contamina paga” y facilitar la instalación de puntos de recarga”.

Para cumplir con estos objetivos ha conseguido instalar una red por toda España de 200 puntos de carga para coches eléctricos, las conocidas como cargadoras eléctricas. Estos conectores están distribuidos en las autovías y los principales corredores del país en un proceso con diferentes fases en su ejecución y que en principio finalizará en los últimos meses de 2019. Uno de los puntos más relevantes de este innovador sistema de carga es que estará dividido en tres formas respecto a su utilización: rápida, súperrápida y ultrarrápida. Con un estimación de tiempo en las mismas que oscilará entre los 20 y 30 minutos.

¿Cómo realizar las cargas?

coches

Otro de los aspectos que deberán tener en cuenta a partir de estos momentos los conductores en esta clase de vehículos será el funcionamiento de las recargas en la red eléctrica. Pues bien, los  usuarios podrán realizar la recarga en estos centros de distribución eléctrica, pero también realizar las actuaciones de geolocalizar, reservar y pagar con el móvil. Según fuentes de las empresas del sector eléctrico, la media de carga será de entre cuatro y cinco euros cada 100 kilómetros. Aunque otras fuentes estiman que podrán bajar en los próximos años como consecuencia de su mayor aceptación entre los conductores españoles.

Por otra parte, no conviene olvidarse que las estimaciones de estas empresas es que en futuro haya al menos un punto cada 100 kilómetros. Si fuese así supondrá en la práctica duplicar la red actual, aunque queda por comprobar si este escenario se va a cumplir en los próximos años. Debido a que todavía es incierta su implantación en nuestro país, por el contrario de lo que está sucediendo en algunos de los países europeos, en especial los situados en el norte del viejo continente.

Frente al alza en el precio del petróleo

Varias son las diferencias con respecto a los coches con motor a combustión. Una especial es la que tiene que ver con el encarecimiento en el precio del oro negro. En estos momentos, ha llegado a alcanzar la barrara de los 80 dólares el barril. Con expectativas de que pueda seguir subiendo, cuando menos al corto y medio plazo. En este sentido, las predicciones de la Agencia Internacional de Energía (IEA) se han cumplido con suficiencia al prever que en 2020 los precios se iban a elevar hasta los 80 dólares el barril de crudo.

El precio medio de la gasolina en España está muy cercano a los 1,30 euros por litro. Con este escenario, no es de extrañar que será mucho más rentable comprar un coche eléctrico en unos lugares más que en otros. En donde, algunos informes sectoriales aclaran que el ahorro a través de los coches eléctricos puede llegar hasta casi 9,5 euros por cada 100 kilómetros. Como consecuencia de estos cálculos, para un consumo medio de 13 kW por hora en un desplazamiento de 100 kilómetros, implicaría un coste estimado muy aproximado a los 2 euros, frente a un mínimo de 6 euros que aportan estos coches de gama tan especial.

Descuentos en las compras

aparcar

Otra de las ventajas que aportan los coches eléctricos es su coste más bajo respecto a los vehículos por combustión. Este hecho se deriva porque buena parte de los municipios españoles contemplan una serie de incentivos o bonificaciones para su adquisición. En algunos de los casos con hasta el 75 % en sus impuestos. Mientras que por otra parte, también existen otras ventajas adicionales, como por ejemplo la exención total de matriculación. Por lo que respecta al IVA es completamente igual al de los vehículos más convencionales. Será, por tanto, una decisión que deberás tomar en función de algunas de estas variables.

Otro de los aspectos a valorar es el que se deriva de los aparcamientos que están apareciendo para esta clase de coches. Hasta el punto de que se han ampliado progresivamente a centros urbanos, grandes superficies e incluso áreas turísticas. Y lo que es más importante, en fase de expansión de cara a los próximos años.

Por último, indicar que existen puntos de recarga más convencionales en las principales carreteras con la finalidad de que los conductores puedan formalizar este proceso con mayor comodidad. Aunque todavía este segmento está en fase de expansión, al menos en lo que refiere a nuestro país.  También otros centros de recarga que son  gratuitos para todos los usuarios y que han revitalizado este sector. Y lo que es más importante, en fase de expansión de cara a los próximos años.


Leer más
¿que-son-los-profit-warning?

¿Qué son los profit warning?

profit warning

Los denominados como profit warning  es sobre todo una advertencia sobre beneficios? sobre una compañía cotizada en los mercados de renta variable. Generalmente suele ser una revisión a la baja de las previsiones de ventas y beneficios, pero también puede darse en el sentido inverso. Es decir, con previsiones al alza sobre sus líneas de negocio, aunque esto no sea lo habitual es esta clase de amonestación bursátil. Adquieren un especial protagonismo en el momento de que pueden servir para que los pequeños y medianos inversores puedan desarrollar sus operaciones en la bolsa. Bien abriendo o deshaciendo posiciones, según en cada caso.

Por otra parte, los profit warning  son muy esperado por toda clase de agentes financieros para que estén en disposición de tomar sus propias decisiones en lo que a la inversión se refiere. Porque en efecto, esta clase de advertencias en el mundo de la bolsa sirve para que los intermediarios financieros reajusten en precio objetivo de las acciones, bien al alza o a la baja, según cada caso. En cualquier caso, tiene una incidencia muy importancia en la valoración de las mismas. Hasta el punto de que pueden determinar su evolución en los mercados financieros, en uno u otro sentido.

Por otra parte, no cabe duda de que los profit warning son muy temidos por buena parte de los inversores debido a que puede incidir en la caída de las acciones. O incluso algo peor como es que se genere un violento cambio de tendencia. Por este preciso motivo, debes de tener muy cuenta el momento de publicarse esta clase de advertencias ya que puede generar alguna que otra sorpresa que puede afectar a tu cartera de valores. Más allá de otras consideraciones técnicas y hasta que puedes desde el punto de vista fundamental. No olvides que su relevancia más lejos de lo que se dice en el profit warning.

Profit warning: malas perpectivas

En cualquier caso, hay una cosa segura y es que los profit warning  que se están dando este año no son para nada favorables paran los intereses de las empresas que cotizan en los mercados de renta variable. Tanto en lo que se refiere a los mercados del viejo continente como a los americanos. En este sentido, no puedes  olvidar que las revisiones a la baja de estimaciones en Estados Unidos están en el nivel inferior desde 2016. Esto puede estar dando una señal sobre posibles caídas en los mercados al otro lado del Atlántico, pero que repercutirán también en los europeos.

La rebaja de pre­vi­siones fi­nan­cie­ras que se están produciendo, con mayor intensidad de la esperada, están poniendo en duda la recuperación de la bolsa en el último tramo del año y también para el próximo ejercicio. Caen con márgenes que van del 3 % y hasta el 10 %, lo cual no es buena señal para las operaciones en bolsa. Puede ser un aviso sobre lo que puede pasarte en tus inversiones a partir de estos momentos. Con la única excepción de las empresas que cotizan en el CAC 40 que son las que mejor paradas han salido de estas revisiones puntuales.

Revisiones en las cotizaciones

valor

En estos casos, las empresas que han sido advertidas con rebaja de pre­vi­siones fi­nan­cie­ras han visto cómo sus precios han ido goteando poco a poco a la baja. No en vano, se les ha rebajado su precio objetivo y en algunos casos con mucha intensidad en la depreciación. En este sentido, los profit warning  es una confirmación de que algo o va bien en sus empresas o al menos que tienen algunos problemas para mejorar sus resultados trimestrales. Esto es algo que analizar al revisar tu cartera de inversión por si es necesario variarla en cualquier momento para defender tus intereses como pequeño y mediano inversor.

Por otra parte, es muy interesante conocer que muchas de las oscilaciones en los precios de las compañías cotizadas se derivan de estas advertencias. Hasta el punto de que hay grandes diferencias en muy poco espacio de tiempo, después de hacerse públicos estos profit warning. A las pocas horas se genera una intensa corriente vendedora o compradora, en función de cada caso y situación. En este sentido, no hay vuelta atrás en las decisiones de los inversores que siguen fielmente estos consejos que se mandan por parte de los agentes financieros.

Recientes ejemplos con profit warning

A modo de ejemplo, nada mejor que lo que ha pasado muy recientemente con la compañía Cie Automotive. Pues bien, ha bastado que se haya anunciado una advertencia de estas características para que sus acciones se hayan depreciado con una fuerte intensidad en los movimientos de los mercados financieros. Porque en efecto, las advertencias de menores beneficios que han hecho públicas a lo largo de este año en esta compañía, ha propiciado que cerrase con un fuerte varapalo sus títulos, pasando en pocas horas, bajando casi un 7 % hasta situarse en los 23,16 euros. Siendo, en cualquier caso, uno de los valores más castigados dentro del Ibex 35.

Como a Cie Automotive, así ha sucedido con otras empresas que cotizan en la bolsa, algunas de ellas con una especial relevancia dentro de sus índices bursátiles. Lo que de demuestra la gran importancia que ha adquirido en los últimos año la divulgación de estos avisos sobre la situación de las empresas. Como consecuencia de estas actuaciones, los gestores de fondos de inversión reducen su patrimonio en las empresas afectadas para que la corriente vendedora se imponga con claridad sobre la presión vendedora. Esto es algo muy fácil de entender por parte de todos los perfiles de inversores. Más allá de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista fundamental.

Reacciones de los mercados

mercados

En todos los casos, la respuesta que tienen los mercados de renta variable casi siempre es muy negativa, sin ninguna clase de matices. No en vano, la situación provoca fuertes descensos en el precio de cotización de los títulos de la empresa. Aunque puede darse el caso de que esta situación pudiese estar descontada de su cotización por cualquier circunstancia. También que pueda haber ciertas divergencias en los precios debido a que los inversores esperaban un recorte mayor (o menor) en sus estimaciones. Esto último es algo habitual en los mercados de renta variable ya que estas advertencias pueden filtrarse o incluso que sean divulgadas por otros intermediarios financieros.

El hecho es que hay compañías que pueden presentar en un mismo ejercicio varios profit warning y este escenario tan especial puede despistar a más de un inversor para tomar sus decisiones con lo que tiene que hacer con su dinero. Porque es un movimiento que suele ser seguido por buena parte de los agentes que operan en los mercados financieros. No solamente inversores, sino también bróker y otra clase de intermediarios en el sector de la bolsa. Hasta el punto de que las acciones pueden tomar un rumbo diferente en cada ocasión.

Obligaciones de las compañías

Por otra parte, tampoco puede olvidarse de que buena parte de las sociedades cotizadas que hacen públicas sus previsiones de beneficios están en la obligación de hacer públicas a los inversores si estas previsiones de cara al futuro no van a ser realizables en los próximos años. Esto se produce, bien por afán de optimismo excesivo o por el contrario por un evidente cambio en las expectativas de las empresas.

En cualquier caso, este es un aspecto muy poco conocido en los profit warning y que se tiene en consideración en el momento de tomar posiciones en esos momentos. Por este motivo, puede ser una estrategia que puedes utilizar a partir de estos momentos y en cuando se genere una advertencia de estas características en las empresas que cotizan en los mercados de renta variable. No lo olvides porque puede ayudarte a canalizar tus inversiones con mayores garantías de éxito que antes.

Reducciones de beneficios

beneficios

De cualquier manera, es un término que genera ciertas ambigüedades entre los pequeños y medianos inversores y por eso conviene aclarar algunas dudas sobre su significado real. Pues bien, para resolverlas necesitas conocer que tales advertencias públicas en la práctica siempre se asocian a reducciones de los beneficios previstos, no a aumentos inesperados. Es un matiz que debes tener muy en cuenta cada vez que te encuentres con un análisis de empresas cotizadas que han pasado por este proceso tan especial.

De ninguna forma, debes minusvalorarlo porque al fin y al cabo determinar el precio real de las acciones. Vale más que incluso los datos fundamentales sobre las mismas, aunque partiendo de otra estrategia que es sensiblemente diferente para que puedas entrar o deshacer posiciones en los mercados financieros.

No en vano, esta es una realidad a la que tendrás que enfrentar en el mundo de la inversión y que puede beneficiarte en el desarrollo de las operaciones bursátiles. Quizás más que otros parámetros que utilizas con gran frecuencia en las inversiones durante los pasados años. Al menos este artículo te habrá servido para que a partir de ahora sepas algo más sobre lo que es en realidad el profit warning. Seguro que será de esta manera, ¿a que sí?


Leer más
¿que-es-la-persona-juridica?

¿Qué es la persona jurídica?

persona jurídica

Desde luego que la denominación de persona jurídica es muy escuchada por buena parte de los ciudadanos aunque son saber realmente cuál es su significado. Para subsanar esta incidencia lingüística habrá que exponer que se refiere básicamente a una persona ficticia capaz de ejercitar los derechos y adquirir las obligaciones para realizar actividades que ocasionan plena responsabilidad jurídica. Tiene una especial relevancia para desarrollar una amplia gama de contratos en los que se requiere de esta figura tan particular y que se puede entender aún mejor con una serie de ejemplos.

Uno de los aspectos en los que hay que incidir desde un principio es que no tiene por qué coincidir con la figura de la persona física. Porque en efecto, en unos casos será la misma, pero en otros no es de esta manera. Entre otras razones porque el concepto de persona es mucho más amplio al permitir actuaciones que tienen que ver, tanto con las empresas como con las personas. Su amplitud, por tanto, es uno de sus denominadores comunes y el sentido al que va dirigido este término que tantas veces habrás escuchado en tu vida.

Por otra parte, necesitas conocer que es mayor el papel que se le concede a un determinado colectivo social o profesional para que pueda participar en un proceso de ordenamiento jurídico. Con el objetivo fundamental de cumplir con unas finalidades perseguidas por todos sus miembros. No en vano, se corre el riesgo de confundir este término tan relevante con el de una persona individual cuando en realidad no es de esta manera, tal y como ha quedado explicado en esta breve introducción.

Persona jurídica: diferencias

diferencias

Tienes que saber por encima de otras consideraciones hay unas diferencias muy sustanciales con respecto a otros de los términos más habituales en esta clase de temáticas, como la persona natural. Pues bien, este último será responsable personalmente de las deudas y obligaciones que puede asumir en algún que otro momento una empresa. Mientras que por el contrario, en la persona jurídica esta incidencia se limita a los bienes de la empresa. Otra de sus diferencias es que la persona natural está conformado por una única persona.

Otra importante señal para reconocer esta figura tan especial se basa en el propio reconocimiento. Es decir, se aplica para que una persona o entidad (de cualquier clase) tiene unos derechos y a la vez obligaciones. Esto es muy importante para los planteamientos judiciales por los que puedan pasar. O incluso para la puesta en marcha de una empresa o proyecto profesional. No en vano, determina futuras actuaciones en varios ámbitos del proceso administrativo. Hasta el punto de que pueden ser válidos para la concesión de financiación o ayudas de cualquier clase y condición.

Vinculaciones con otras figuras

Nada mejor que poner de manifiesto otras comparaciones para llegar al verdadero sentido de la palabra de que nos ocupa en este artículo. En este sentido, una de las claves más relevantes para detectar lo que es la figura jurídica se materializa con algo tan sencillo como que pueden ser sociedades anónimas, sociedades limitadas, indistintamente. En ambos casos están presentes las personas jurídicas. Aunque en ciertas ocasiones debes conocer que esta figura se esconde bajo nombres de empresas. Con la finalidad de evitar responsabilidades en el caso de que alguien les haga alguna reclamación y aunque es proceso legal es preciso aclarar que no es una práctica muy recomendable desde el punto de vista ético. Más allá de otras consideraciones que serán objeto de otros análisis más específicos.

¿Deseas saber algunos de los ejemplos que representan una persona jurídica? Pues puede que lleves alguna que otra sorpresa porque estarán incluidas tan conocidas para todos, como por ejemplo Inditex, El Corte Inglés o Leroy Merlin. Es decir, que incluso puede ser titulares de empresas que cotizan en los mercados de renta variable. Porque en efecto, en buena parte de las ocasiones puede representar a empresas que ejercen una actividad comercial. Como en el caso de las que te hemos expuesto en este artículo. Para que de esta manera tengas ya un poco más claro cuál es la repercusión real de este término que puede ser un poco más complejo para su correcta comprensión.

Ventajas de esta forma jurídica

capital

En cualquier caso, la persona jurídica conlleva una serie de aportaciones si estás integrado dentro de esta figura. Puede que algunas ya las sepas, pero otras pueden sorprenderte y hasta beneficiarte de ellas. Entre las cuales están las que te exponemos continuación:

  • Estás en condiciones de tener un mayor capital debido a que puede ser aportado por los restantes socios. Esta es una estrategia muy eficaz para el impulso de negocios, empresas o cualquier proyecto profesional.
  • En todos los casos tendrás un mejor acceso a las líneas de crédito que comercializan las entidades bancaras. En preferencia con otra clase de clientes, entre ellos los particulares. Pero con un valor añadido como es que se formalizarán con unas mejores condiciones de contratación para que de esta forma te ahorres unos cuantos euros en la operación contable.
  • Otra de sus aportaciones más relevantes reside en el hecho de que una persona jurídica está en disposición de acceder a concursos públicos sin mayores restricciones. Con cierta preferencia en relación a otras figuras y que le puede favorecer a conseguir sus objetivos con respecto a estos planteamientos.
  • Con respecto al anterior apartado hay otra derivación que puede ser muy interesante para defender sus intereses personales y hasta desde el punto de vista profesional. Es el hecho derivado de conllevar una serie de beneficios sociales y seguros y que de otra forma no podrían conseguir. Incluso para ser receptivos de una línea muy específica de subvenciones puestas en marcha desde los organismos oficiales.
  • Y por último, no puede olvidarse en ningún momento que las personas jurídicas tienen responsabilidad limitada. Esto en la práctica quiere decir que restringen sensiblemente su responsabilidad por las obligaciones o deudas que pueda contraer la empresa. Hasta el punto que este hecho puede serles muy ventajoso en algún que otro momento de sus vidas.

Desventajas de las personas jurídicas

Pero no todos son bondades con esta figura tan especial, sino que se generan algunos inconvenientes que deberás tener muy presentes si estás en algunas de estas situaciones. En este sentido, no es de extrañar que te lleves alguna que otra sorpresa con ciertos planteamientos. Como los que te vamos a exponer a continuación.

  • No cabe duda de que su mayor inconveniente reside en que requiere de una mayor inversión para su constitución. Es decir, te supondrá un mayor esfuerzo económico que tendrás que realizar para constituirte en persona jurídica si este es realmente tu deseo.
  • Por otra parte, el esfuerzo administrativo será mucho mayor. No en vano, no te quedará más remedio que presentar una mayor cantidad de documentos contables. Esto te lo pueden decir las personas que han pasado por esta situación ya que se incrementarán los trámites burocráticos por encima de lo normal.
  • El control de la sociedad es más difuso que en las restantes debido a que la administración pueden recaer en varias personas. Son los considerados como socios y habrá más debates para tomar una decisión o realizar cualquier gestión económica o jurídica. Esta es una diferencia que echa para atrás a muchas personas en su anhelo de constituirse como persona jurídica.
  • Sin lugar a dudas que otra de sus aportaciones más negativas se basa en que esta figura presenta una mayor dificultad para cerrarse o venderse. No es un proceso tan sencillo como puede darse a través de otra clase de figuras.
  • Si lo que deseas es realmente ampliar o reducir el patrimonio de la empresa desde luego que te esperan más problemas ya que las restricciones son más elevadas. Hasta el punto de que podrás verte inmerso en incidencias desde el punto de vista contable.
  • Finalmente, debes tener muy en cuenta que no siempre la persona jurídica es el mejor de los escenarios posibles para constituir una sociedad. Por el contrario, hay otros formatos que serán de mayor utilidad para la defensa de tus intereses personales. Tan solo tienes que indagar en ellos por si te interesa adoptar fórmula de constitución.

Organismos rectores

socios

Otro aspecto muy importante es el que tiene que ver con su regulación. En este sentido, es muy necesaria la existencia de personas físicas que decidan el destino de los bienes que tengas. No puedes olvidarte que los órganos se regulan por ley y también por los estatutos que presentan las personas jurídicas. Entre los cuales destacan por su especial relevancia los siguientes que te exponemos a continuación:

  1. El administrador es el más habitual de todos.
  2. Una figura más compleja como es en el caso concreto de los llamados administradores solidarios.
  3. El consejo de administración es uno de los términos con los que estarás más familiarizado ya que se utiliza con especial frecuencia por parte de las personas jurídicas.
  4. Y como último recurso, otro órganos rectores como son en esta ocasión los accionistas o la junta de socios, entre algunos de los más importantes y a la vez habituales. No cabe duda de que serán los que más te sonarán en estos momentos.


Leer más
pagares-de-empresa:-invertir-con-mas-rentabilidad

Pagarés de empresa: invertir con más rentabilidad

pagarés

Los pagarés de empresas o corporativos es un producto para la inversión un tanto atípico en el sentido de que no cotiza en los mercados financieros. De todas formas, estas operaciones no están cubiertas por el Fondo de Garantías de Depósitos (FGD), tal y como pasa con las imposiciones a plazo. Es un pequeño riesgo que tienes que asumir al asumir la inversión porque en el peor de los casos puedes perder el dinero que has destinado a estos movimientos dentro de una empresa de estas características.

En cualquier caso, generan una rentabilidad que oscila entre el 3 % y 8 %, en función del nivel de solvencia por parte de las emisoras de este producto financiero. En todo caso es un tipo de interés sensiblemente superior al que te ofrecen en estos momentos los productos derivados de la renta fija y por supuesto que también los bancarios (cuentas de alta remuneración, depósitos a plazo o bonos corporativos). En donde raramente excede de niveles del 1,5 % y que no satisfacen tus necesidades para rentabilizar las operaciones tal y como es tu deseo.

Los pagarés de empresa pasan por ser uno de los productos más desconocidos de la renta fija privada. No porque estén alejados de las intenciones de los inversores. Si no porque no contemplan un periodo fijo en su emisión ya que pueden salir al mercado en cualquier momento y en función de las necesidades de financiación por parte de las empresas. A cambio los receptores de estas propuestas reciben una rentabilidad por el dinero prestado. Son activos con rendimiento implícito emitidos al descuento.

Pagarés de empresa: vencimientos

El vencimiento es a corto plazo, y abarcan desde tan solo unos pocos días y hasta 24 meses aproximadamente, los periodos de contratación más habituales son de seis, doce y hasta 16 meses. Esta particularidad beneficia a sus demandantes que puedan ajustarse a los plazos más deseados en función de su necesidad de liquidez. Desde luego que son precisamente estos plazos los que hacen de los pagarés de estas características unos productos más flexibles para tus necesidades reales de inversión ya que puedes adaptarlos a cualquier clase de vencimiento en función del perfil que presentes como pequeño y mediano inversor.

En cualquier caso, es un modelo de inversión más delicado que los restantes debido a sus especiales características. En donde la solvencia de las empresas emisoras de este producto financiero desempeña un papel muy relevante para su formalización. Entre otras razones, porque si estas quiebran se perderá el dinero invertido ya que no se garantiza ninguna cantidad.

Están cubiertos hasta 100.000 euros

dinero

Tal y como ocurre con las imposiciones a plazo en las que están cubiertas hasta 100.000 euros por depósito y titular a través del Fondo de Garantías de Depósitos. Por este motivo es muy importante analizar la situación financiera del emisor del pagaré para no llevarse ninguna sorpresa antes de que llegue su vencimiento. Por el contrario, su mayor garantía reside en la posible solvencia y garantía patrimonial de sus emisores. Porque en efecto, no tendrás más remedio que fijarte cuál es la empresa a la que diriges tu dinero ya que deberá aportar una solvencia más que probada para que no tengas más de una sorpresa negativa a partir de estos momentos.

Se requiere una rentabilidad que esté por encima de la generada por las inversiones sin riesgo. El mayor problema reside más en las pequeñas y medianas empresas que en las grandes. El motivo se debe a que no hay una calificación independiente sobre su solvencia financiera, tal y como ocurre con las de mayor capitalización o que cotizan regularmente en los mercados de bolsa. Para evitar cualquier clase de incidencias con este producto financiero será necesario que su emisión esté inscrita en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Si no fuera así, no habrá remedio que desconfiar como principal medida de prevención.

Emisores de los pagarés

No hay un perfil definido sobre el perfil que presentan las empresas que emiten los pagarés. No en banco pueden estar presentes líneas de negocio de muy baja capitalización a las cotizadas en el índice selectivo de la renta variable española, Ibex 35. En este último grupo, son precisamente las constructoras las que mayoritariamente se decantan por la emisión de esta clase de títulos. Algunas de las cotizadas que han lanzado un producto de estas características son ACS, Acciona, OHL o Sacyr. Con distintas rentabilidades en dependencia de sus emisiones, aunque procedan de la misma empresa.

Llegados a este punto se puede llegar a la disyuntiva sobre es mejor invertir sobre sus acciones a precio de mercado o por el contrario a través de un importe pactado y fijo antes de su contratación. Es decir que para llegar a la posiciones de estas empresas, no solamente puede llegarse por medio de la renta variable, sino también de la fija privada. No obstante, uno de sus mayores riesgos reside en el hecho de que sea necesaria su cancelación anticipada ya que las ventas deben formalizarse obligatoriamente en el mercado secundario. Con muy poca liquidez, y con el peligro de perder parte del capital invertido.

Rentabilidad que ofrece este producto

interés

Con respecto al interés que proporcionan estos pagarés no hay una uniformidad en las propuestas que ofrecen las empresas. Sino que por el contrario, el incremento de la rentabilidad va en consonancia con el riesgo que asume el usuario con su suscripción. De esta forma, los títulos con mayor riesgo pueden llegar a pagar un interés cercano al 8 %. Mientras que si no esté presente esta característica, lo habitual es que descienda hasta situarse en una franja que va del 3 % al 5 %.

Estas diferencias tan amplias, en casi cinco puntos porcentuales, están originadas como consecuencia del precio que deberá asumirse por un incremento del riesgo. En donde una mayor exposición irá acompañada por un interés anual más atractivo y que ningún producto de renta fija ofrece en estos momentos. Desde esta perspectiva general, desde luego que te puedes encontrar muchas clases de rentabilidad ya que no se trata de un producto homogéneo, ni mucho menos. Si no que por el contrario, se mueve con importantes diferencias en cuanto a la rentabilidad que se genera desde los pagarés de empresas. Siendo uno de los alicientes en el preciso momento de su contratación.

Otros productos similares

Por lo que respecta  a su rentabilidad el producto destinado a la inversión que más se le parece es el dividendo en la compra y venta de acciones en bolsa. No por su estructura, sino porque son los más rentables en estos momentos ya que pocos puede ofrecerte un 8 % como interés fijo y garantizado todos los años. Aunque conviene distinguir ciertos aspectos entre estos dos modelos de llevar a cabo las inversiones. Porque en los dividendos los riesgos son prácticamente no existentes y se derivan del hecho de la cotización de las acciones en los mercados de renta variable.

Otro de los factores a tener en cuenta entre estos dos productos financieros es el que se refiere a la forma de conformar sus precios. Porque las acciones están expuestas al veredicto de los mercados financieros mientras que por el contrario los pagarés de empresa se rigen bajo parámetros sustancialmente diferentes y que son más complejos para tu perfecta comprensión. En donde los riesgos siempre están mucho más latentes y en casos es casi una realidad que te puede afectar en ciertas situaciones. No obstante, puede decirse sin temor a equivocarse que los pagarés de empresas es uno de los grandes desconocidos del sector de la inversión. No en vano, se trata de un producto financiero que no está muy masificado entre los pequeños y medianos inversores.

Empresas que no cotizan en bolsa

empresas

Otras de las grandes características que presentan los pagarés de empresa es que no tienen por qué ser emitidos por empresas que cotizan en los mercados de renta variable. Aunque esta sea la tónica general, también un buen número de empresas que lanzan este producto sin cotizar en bolsa. Porque lo que realmente importa es el estado real de sus cuentas empresariales. Esto hace que una empresa con poca solvencia te ofrezca una rentabilidad mayor a la habitual y todo lo contrario. Es decir, con una gran seguridad te proporcione un tipo de interés sensiblemente menor y que apenas se diferencia de lo que te ofrece la renta fija en estos momentos.

Si deseas contratar esta clase de producto tendrás que ir a tu entidad bancaria de siempre para que te informe sobre cuáles son las empresas que tienen en ese momento un pagaré disponible de estas características. Tendrás que ver cuáles son sus particularidades y valorar si te conviene o no contratarlo. Por otra parte, tiene la gran ventaja de que no genera comisiones ni tan siquiera tiene gastos e su gestión o mantenimiento. Desde este escenario, es bien cierto que puedes ahorrarte un dinero en su formalización con respecto a otros productos destinados a la inversión. Más allá de las aportaciones que te pueda proporcionar desde cualquier punto de vista. Porque se trata de un producto que quizás no estés muy habituado a sus operaciones.


Leer más
¿que-es-un-bono?

¿Qué es un bono?

bono

Si estás muy vinculado con el mundo de la inversión y el dinero no cabe duda de que habrás escuchado en más de una ocasión lo que es un bono. Se trata de una de las formas más habituales en la inversión para rentabilizar los ahorros. No obstante, no es un producto muy sencillo ya que tiene diferentes aplicaciones tal y como conocen los inversores con mayor experiencia en los mercados financieros. Hasta el punto de que se habla con mucha ligereza del bono, pero a veces no se tiene excesivamente claro cuál es su mecánica para invertir nuestros ahorros.

Antes todo, no habrá más remedio que referirse a la definición general de este término de carácter económico. Pues bien, el bono es sobre todo un potente instrumento financiero de deuda utilizado tanto por entidades privadas como por entidades de gobierno. El bono es una de las formas de materializarse los títulos de deuda, de renta fija o variable. Por tanto, no tiene que ser necesariamente procedente de los mercados de renta variable, tal y como algunos pequeños y medianos inversores creen en estos momentos.

En cualquier caso, y para que lo entiendas mucho mejor, se trata de un activo financieros que cotiza en los mercados y que en puedes contratarlo en todo momento para rentabilizar el patrimonio acumulado. Pero como su significado indica puede proceder desde diferentes mercados y de ahí que tengas muchos caminos para canalizar las inversiones. Desde la compra de bonos periféricos a una cesta de bonos integrados en un fondo de inversión. Desde luego que en estos momentos dispones de muchas estrategias para abrir posiciones en este importante activo financieros. Más de las que puedes pensar desde un principio. ¿Deseas saber algunas de las más elementales y a la vez eficaces?

Bono: emitidos por el estado

Esta es la forma de inversión que más está ligada a este producto financiero. Casi siempre que hablamos de los bonos desde luego que no estamos refiriendo a esta modalidad tan universal en la inversión. Más allá de otros planteamientos técnicos y puede que hasta fundamentales. Pues bien, un bono consiste en un título de deuda que puede emitir el estado (gobiernos nacionales, provinciales, municipales, etc.). Conviene que lo recuerdes a partir de estos momentos, porque las comunidades autónomas de nuestro país son emisoras también de este producto financiero. Cataluña, Madrid, Asturias, País Vasco, Galicia, La Rioja…

Su forma de inversión es un tanto compleja que a medida que el riesgo del bono es mayor se incrementa le rentabilidad de este producto financiero. Aunque correrás el riesgo de perder todo el dinero si la comunidad emisora no puede pagarlo o sencillamente se declara como insolvente. Este es uno de los principales motivos por los que la rentabilidad en los bonos autonómicos no es siempre la misma. Con unas diferencias muy importantes de una a otras, aunque en general se mueven en una horquilla que va del 1 % al 6 % aproximadamente. Constituyéndose en cualquier caso en una alternativa real para la inversión que tienes en estos precisos momentos.

Bonos del estado, los más tradicionales

usa

Por el contrario, los bonos del estado es una de las formas de inversión más convencionales desde hace muchos años. Destinada un perfil de usuarios más bien conservador o defensivo, tal como hacían tus padres o abuelos en otros épocas en donde no había tanta variedad de productos financieros. En este sentido, desde luego que no puedes olvidar que esta clase de bonos en emisión se presentan bajo diferentes plazos de vencimientos. Entre los que destacan los destinados a 3, 5 y 10 años y que se subastan con cierta regularidad durante todos los ejercicios. No obstante, es un producto para la inversión que en estos momentos genera una baja rentabilidad, por debajo del 1,5 % y como consecuencia de la actual coyuntura económica en la zona euro.

Una de las grandes ventajas de tomar posiciones en los denominados bonos del estado es que forman parte de un proceso para nada complejo. Además es muy seguro ya que su rentabilidad está garantizada desde un principio. Con la características de que los intereses de los bonos nacionales irán a parar a tu cuenta corriente con anticipación. Es decir, en el mismo momento en que los suscribas y a diferencia de otra clase de productos financieros o bancarios que tendrás que esperar a su vencimiento para cobrarlos. Como por ejemplo pasa en los depósitos a plazo. Es un factor que propicia que algunos inversores se decanten por ellos en contraposición con otros modelos para la inversión.

Rentabilidad de los bonos nacionales

Por lo que respecta al tipo de interés que genera este producto tan elemental en la inversión va en función del ciclo económico. Esto quiere decir que en los periodos en que los tipos de interés están bajo mínimos, como por ejemplo pasa en estos momentos, su rentabilidad será claramente insatisfactoria para tus intereses personales. Mientras que por el contrario, en periodos en donde es completamente contraria la tendencia, tendrás más oportunidades para mejorar estos márgenes de intermediación. Y de esta manera, obtener un 2 %, 3 % o incluso un 4 %. Aunque ahora estemos muy lejos de esta situación.

Por otra parte, los bonos de estas características han evolucionado de forma desigual desde el año 2000. Llegando a tener una evolución ligeramente por encima del 5 % a estar casi en terreno negativo, como está pasando en los últimos años. Aunque en el momento de contratarlos siempre estará vigente el tipo de interés al que los has vinculado a través de la subasta. En cualquier caso, se trata de una forma nada complicada para obtener unos pequeños beneficios, sin que tengas que asumir nada de riesgos. No en vano, es una de las características más relevantes de los denominados bonos nacionales o estatales.

Bonos soberanos de otros países

soberanos

Desde luego que estás en condiciones de suscribir bonos de estas características y que proceden de otras naciones o áreas geográficas. Como por ejemplo, los bonos periféricos que provienen de Italia, Grecia o Portugal. Son lo que tienen mayor recorrido en cuanto a su rentabilidad. Pero los riesgos son enormes debido a que proceden de economías más inestables y que pueden hacer perder mucho dinero en las operaciones y desde luego que más del que puedes prever desde un principio. Tienes que saber cómo son las condiciones económicas del país emisor porque puedes llevarte más de una sorpresa a partir de estos momentos.

Por el contrario, el bono nacional más seguro es el alemán y que es más conocido como bund. No en vano, te ofrece la máxima seguridad que está representada por la solvencia de su economía. Aunque a cambio su rentabilidad no es muy elevada debido a esta característica de los bonos nacionales. En este sentido, otro producto básico son los bonos de los Estados Unidos y que se encuentra en buena  parte de la cartera de los pequeños y medianos inversores. Bien a través de su compra directa o por medio de los fondos de inversión basados en la renta fija.

Bonos corporativos: más rentabilidad

empresas

En el lado contrario están los llamados bonos de empresa o más conocidos como corporativos. Esta modalidad en los mercados de renta fija permite mejorar la rentabilidad de los mismos, aunque con un riesgo en las operaciones. En este formato es más fácil conseguir intereses cercanos al 5 %. Provienen de empresas y no necesariamente tienen que cotizar en los mercados de renta variable. Una de sus ventajas más relevantes es que dispones de una amplia oferta de propuestas de estas características y por encima de los bonos nacionales o autonómicos. Pudiendo elegir entre empresas de diferentes líneas de negocio.

Dentro de este segmento, uno de los bonos más representativos son los convertibles. Por si no los sabes son los que pueden canjearse por acciones de emisión nueva a un valor ya fijado con anticipación. Es una original propuesta de combinar la renta variable como la fija para que de esta manera pueda elevarse el tipo de interés que te proporcionará esta clase de productos financieros. En la medida que también la rentabilidad es mayor, mayores serán los riesgos que tengas que correr con esta clase de inversiones más sofisticadas.

Por último, no puedes olvidarte de un modelo que ha adquirido una gran relevancia en los últimos años como son los bonos basuras. Hasta el punto de ofrecer un elevado rendimiento ya que se consideran títulos de alto riesgo. No son muy recomendables de contratar ya que a través de ellos es mucho más lo que puedes perder que ganar. Al igual que los llamados  bonos de deuda perpetua y que en todos los casos no contemplan la devolución del capital principal, sino que proponen el pago de intereses de manera indefinida.

Como habrás comprobado son muchos los bonos que están disponibles en los mercados financieros. De todas las modalidades y naturaleza y que pueden servir en ciertos momentos para rentabilizar tus ahorros. Bien de manera individualizada o en combinación con otros productos financieros. Esto dependerá del perfil que presentes como pequeño y mediano inversor en cada momento. Como una de las alternativas clásicas al ahorro.


Leer más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies