la-ansiada-recuperacion-en-v-va-a-ser-muy-complicada-en-espana

La ansiada recuperación en V va a ser muy complicada en España

El golpe económico que nos va a provocar el coronavirus es tremendo. Las previsiones de los bancos de inversión prevén caídas catastróficas. El objetivo ahora de todos los Gobiernos es que el parón sea temporal para tener una recuperación en V (caída y recuperación rápida), no en U (caída, estancamiento y recuperación) y aún menos que esto sea una L (caída y estancamiento).

Sin embargo debemos prepararnos para lo peor, al menos en España. A pesar de los esfuerzos porque los despidos sean únicamente temporales (de ahí que se hable mucho de los ERTE), veo muy complicado que tengamos una recuperación en V. ¿Cuál es el motivo?

El martillo y la danza

Hay un artículo muy bueno sobre lo que está pasando con el coronavirus. En las próximas semanas estamos confinados, intentando reducir a su mínima expresión el número de casos de Covid-19. Esta es la fase llamada "el martillo", es decir, usar todos nuestros recursos públicos y privados para parar la epidemia, incluso llegando a detener la economía.

Esto es lo que todos intuimos y sabemos. A partir de aquí los políticos querrán reactivar la economía lo más rápido posible para evitar males mayores. Pero la enfermedad podría resurgir, y esto es algo que hay que evitar a toda costa, con las medidas que hagan falta, para evitar de nuevo un parón completo.

Por tanto se entra en la fase de "la danza", donde se toman medidas permanentes como evitar las grandes reuniones, diagnósticos rápidos y confinamientos selectivos, lograr distanciamiento social, etc.

En China ya están en esta fase de "la danza" y alguna de las medidas que tienen implementadas es advertir de no viajar a los países afectados y poner en cuarentena de 14 días a cualquiera que venga del extranjero.

El turismo y los negocios

Por tanto, cuando España entre en la zona de "la danza" no podrá volver a la normalidad. Hay un sector que va a estar muy afectado y es del turismo. Por un lado no podremos dejar entrar tal cual a los millones de turistas extranjeros que nos visitan cada año (83 millones el año pasado, que gastaron 92.278 millones de euros).

Si cada turista tiene que estar 14 días de cuarentena, directamente no van a venir. Pero es que además muchos Gobiernos recomendarán no viajar a España durante mucho tiempo.

Estamos hablando de un parón casi completo del sector turístico, y que no podrá ser compensado por los viajes de negocios pues la mayoría de congresos y reuniones se cancelarán por el mismo motivo.

El turismo interior no puede compensar las cifras de extranjeros y además también caerán por dos motivos: no se permitirán masificaciones (pensemos en conciertos, playas abarrotadas, etc.) y al vivir tanta gente dependiendo del turismo, perderán su empleo y no podrán permitirse viajar.

El turismo representa el 12% del PIB de España y casi el 13% del empleo. Y este sector se va a ver gravemente dañado después de que se levante el Estado de Alarma.

Sinceramente, la única posibilidad que veo de que tengamos una recuperación en V es que se logren tratamientos efectivos y vacunas contra el coronavirus. Pero no parece tan fácil y que vaya a ser rápido. Esperemos que, al menos, la recuperación sea en U y no tengamos una crisis en forma de L.

Leer más
economia-digital-en-tiempos-de-pandemia-(i).-trazabilidad-del-contagio

Economía digital en tiempos de pandemia (I). Trazabilidad del contagio

Me temo que todavía estamos viendo bajar la marea y no conocemos el tamaño del tsunami al que nos enfrentamos. Pero además de tremendas pérdidas humanas y económicas, esta pandemia, como todas las guerras, también traerá mejoras en la productividad y nos hará una sociedad más eficiente y más fuerte. En lo fundamental, y siguiendo una premonitoria conferencia de Bill Gates en 2015, sería indispensable aprender lo suficiente para poder hacer frente a la próxima pandemia, identificar las mejores estrategias para luchar contra el virus y desarrollar herramientas científicas y políticas públicas que eviten que lo que ahora estamos viviendo vuelva a suceder.

Este es el ejemplo de Corea del
Sur, uno de los países que mejor ha sabido enfrentar la pandemia. Corea sufrió
en 2015 la epidemia del síndrome respiratorio de oriente medio (MERS, por sus
siglas en inglés), que mató a 38 personas. Aquella experiencia sirvió al país
para darse cuenta de que tanto la falta de información sobre la enfermedad como
de tests contribuyeron a la expansión del virus. Al surgir los primeros casos
de contagio de COVID-19, Corea incentivó a su industria biomédica para
desarrollar masivamente test del virus y pudo llevar a cabo más de 10.000 pruebas
diarias, lo que ayudó a aislar focos y a controlar (parece que exitosamente) la
expansión de la enfermedad.

Además de los tests, parece que otro factor importante en el control de la enfermedad en Corea (y en China) ha sido la posibilidad de monitorizar los síntomas y los movimientos de los pacientes gracias a los teléfonos móviles. Esta no es una idea nueva, ni asiática. En 2010, investigadores de la Universidad de Cambridge desarrollaron una aplicación para teléfonos móviles llamada “FluPhone app” con el objetivo de realizar un estudio para identificar los patrones de contagio de la gripe común. La idea era que los móviles recogieran las interacciones de los participantes en el estudio con sus contactos sociales mediante el uso de bluetooth, y que estos informasen de sus síntomas cuando enfermasen de gripe. Cuando dos amigos quedaban a tomar una cerveza, sus móviles enviaban un mensaje para tener constancia de ese encuentro; si días después aparecían síntomas de gripe, se podía identificar la fuente del contagio.

«Si queremos implementar un sistema de trazabilidad de movimientos y síntomas que sea voluntario y respetuoso con las libertades individuales, debemos solventar algunos problemas de incentivos».

Juan José Ganuza

La “FluPhone app”  tuvo un éxito moderado, ya que solo participó un 1% de la población de Cambridge, pero ha sido el inspirador de nuevas iniciativas para luchar contra el COVID-19. En el Reino Unido, científicos de Oxford están desarrollando una app con  una filosofía similar: tras un contagio, se avisa a todas las personas que han estado en contacto social con el enfermo para que verifique su salud y se someta a aislamiento en caso necesario. En Estados Unidos, el MIT-Lab desarrolla una aplicación de móvil pretende combinar el sistema de seguimiento de localización de los móviles y la declaración voluntaria de síntomas, con la información de los servicios de salud pública, para identificar patrones de contagio y dar criterios para identificar las zonas de mayor o menor riesgo. La iniciativa de código abierto CoEpi persigue objetivos similares. En España diversas autonomías están lanzando aplicaciones sencillas con el objetivo de generar un mapa de contagios. Queda por ver que estos proyectos tengan éxito, en términos de participación, en una sociedad donde existe una preocupación creciente por la privacidad y con culturas muy diferentes a la coreana y la china. En este último país el sistema de seguimiento de los individuos ha sido tremendamente exhaustivo y se ha sostenido no solo con normas sociales sino, también, con sistemas policiales y legales coercitivos. Además de los sistemas de trazabilidad de los móviles, las autoridades Chinas utilizaban cámaras, drones, sistemas de clasificación de la población en función del riesgo de contagio basados en sistemas de inteligencia artificial e incluso la información proveniente de redes sociales.

Incentivos vs. coerción

Muchas sociedades no admitirían
un sistema como el chino, de control casi absoluto de la libertad individual de
movimientos por parte de las autoridades. Por tanto, si queremos implementar un
sistema de trazabilidad de movimientos y síntomas que sea voluntario y
respetuoso con las libertades individuales, debemos solventar algunos problemas
de incentivos. El principal es el relativo a la privacidad; el organismo que
recoja y analice la información debe de tener la capacidad de garantizar que el
uso de los datos se limita al objetivo del proyecto, más teniendo en cuenta la
naturaleza especialmente sensible de los datos que se refieren a la salud y a
la movilidad de los individuos. En esta dimensión, los servicios públicos están
mejor posicionados que los privados para garantizar un uso adecuado, dado que
no tienen conflicto de intereses. El valor comercial de toda esa información puede
ser elevadísimo.

El segundo factor que habría que tener en cuenta es el de la reciprocidad. En el mundo digital los individuos intercambian datos (privacidad) por servicios constantemente. Google provee de servicios gratuitos a cambio de utilizar nuestros datos para, por ejemplo, hacer que la publicidad sea más efectiva y rentable. Proporcionar información sobre nuestra salud y nuestro comportamiento genera una externalidad positiva sobre el conjunto, porque nos ayuda a aprender sobre los patrones de propagación del virus, pero el impacto sobre nosotros puede ser pequeño o incluso negativo en función del diseño que se adopte. Así, una persona que informe de problemas de salud puede temer que se le imponga una cuarentena. Lo esperable en estas circunstancias es que, en ausencia de incentivos, un sistema así obtenga una baja participación. Este puede ser un problema importante, porque para que la información agregada sea de calidad, se necesitaría la participación activa de los individuos, tanto para mejorar la información automática que generan los dispositivos (la geolocalización presenta un error de precisión de varios metros en áreas densamente pobladas) como para que la información sobre nuestra salud sea volcada sobre la plataforma de forma fiable. Es decir, no es suficiente que el sistema sepa que el sujeto al que se sigue está en el metro: debe identificar el vagón; no vale con que dicho sujeto proporcione la sensación general de su estado de salud: debe facilitar su temperatura o someterse a un test. Habrá que ver atentamente los resultados en el Reino Unido, donde las autoridades han confiado en una llamada al deber cívico para intentar generalizar la aplicación.   

«La información sobre la distribución espacial de la pandemia nos puede permitir anticipar las oleadas de contagios e intentar asignar mejor los recursos sanitarios. Por último, permitiría más adelante, el desmantelamiento gradual de estas medidas de aislamiento social según la incidencia de la pandemia en los distintos territorios»

Juan José Ganuza

Solventando los dos problemas
anteriores obtendremos una valiosa información sobre los patrones de contagio y
la expansión del virus, lo que permitirá diseñar estrategias más efectivas. Idealmente,
podemos identificar los nuevos contagios y sugerir o imponer medidas de
precaución en las personas que han tenido contacto con la persona infectada.
Sin embargo, la información sobre los estados de salud de los individuos y su
distribución en el territorio es material sensible. Se puede generar alarma en
determinados sitios y, al mismo tiempo, excesiva confianza en otros, o
estigmatizar personas o territorios. Otro motivo más para que este tipo de
información este bajo control público.

Desmantelamiento controlado del aislamiento

El ejemplo de Corea parece
demostrar que el uso de tecnologías digitales, junto con test masivos, es un magnífico
conjunto de herramientas en el estado de inicial de la epidemia, la denominada
fase de contención, donde es posible la trazabilidad de los contagios. Pero estos
sistemas de información también serían muy útiles en la fase de mitigación,
donde hay una trasmisión social generalizada del virus y se imponen medidas de
aislamiento social. La información sobre la distribución espacial de la
pandemia nos puede permitir anticipar las oleadas de contagios e intentar
asignar mejor los recursos sanitarios. Por último, permitiría más adelante, el
desmantelamiento gradual de estas medidas de aislamiento social según la
incidencia de la pandemia en los distintos territorios. En China, el control
exhaustivo de la población ha permitido la vuelta a la actividad. El reto es
alcanzar ese objetivo en una sociedad más abierta.

¿A cuanta privacidad y autonomía
estamos dispuestos a renunciar para reducir el actual aislamiento social? Sea
cual sea la respuesta a esta pregunta, los sistemas de trazabilidad digitales nos
dan esperanza de que podamos acortar el tiempo de aislamiento y recuperar
nuestro modelo de vida.

Leer más
objetivo-comun:-salvaguardar-la-capacidad-productiva

Objetivo común: salvaguardar la capacidad productiva

Comparte esta entrada



Los planes anunciados esta semana para responder al impacto económico del COVID-19 y de las medidas, necesarias, de confinamiento de la población, son excepcionales, tanto por su carácter urgente como por las ingentes cantidades de recursos movilizados. El real decreto del Gobierno, que se añade a anteriores iniciativas, alcanza el 9,6% del PIB (totalizando los avales y las iniciativas con incidencia fiscal), algo menos de lo que dedican países con más espacio fiscal, pero significativamente más que Italia, por ejemplo.

El tipo de acciones que
se incorporan en esos planes responde adecuadamente a las características de la
crisis. Se trata de mantener vivo el aparato productivo de manera transitoria, durante
todo el tiempo que dure la crisis sanitaria. Esto se consigue limitando el
cierre en cascada de empresas que podría producirse como consecuencia de la
carencia de suministros clave para la producción, de las restricciones a la
actividad en todo tipo de servicios, de las limitaciones a la movilidad de las
personas y de la desorganización de la cadena de pagos. Así pues, es oportuno
poner a disposición garantías públicas y créditos blandos a empresas que se
enfrentan a problemas de tesorería pese a ser rentables.

Gráfico 1

De momento, el monto
previsto para esas acciones alcanza 100.000 millones. Aunque parece bastante,
esto es sin duda inferior a las necesidades que surgirán en los próximos días
entre las pequeñas empresas, y los sectores más afectados por el parón, como el
turismo, la mayoría de comercios, el ocio o la industria que suministra bienes
de consumo duradero y bienes de equipo. Por tanto, mucho depende del
multiplicador de crédito que logren generar los avales públicos, así como de la
buena disposición de los pequeños negocios para endeudarse, incluso a corto
plazo. De no ser suficiente, el Gobierno no debería dudar en reforzar el
dispositivo.

«El resultado previsible es una importante agravación del déficit y de la deuda pública. Sin embargo, este es un mal menor frente a los enormes beneficios para el aparato productivo, el empleo y los colectivos más desfavorecidos».

Raymond Torres

En segundo lugar, también
se adoptan medidas por el lado de la demanda, de apoyo a los colectivos más
vulnerables y de mantenimiento del empleo (ERTE con trámites oportunamente agilizados,
promoción de ajuste de jornada para evitar despidos, y teletrabajo). El
presupuesto previsto alcanza 20.000 millones, que incluyen las actuaciones
imprescindibles de respaldo a un sistema sanitario al borde de la asfixia.

Gráfico 2

Este presupuesto por tanto solo será suficiente si la crisis sanitaria y las medidas de confinamiento no se extienden más allá de finales de abril. Y es que mantener los niveles actuales de empleo en los sectores más castigados conlleva un coste significativo, solo asumible —dentro de las estrecheces del presupuesto— durante un tiempo limitado. Además, el porcentaje exageradamente elevado en nuestro país de empleos temporales hace temer un repunte notable del paro, a medida que los contratos vencen y no se renuevan. Los presupuestos tendrán que absorber estas y otras consecuencias de la crisis sanitaria.

El resultado previsible es una importante agravación del déficit y de la deuda pública. Sin embargo, este es un mal menor frente a los enormes beneficios para el aparato productivo, el empleo y los colectivos más desfavorecidos. La clave está en asegurar una financiación del agujero presupuestario en condiciones razonables, es decir en contener la prima de riesgo que tan malos recuerdos nos trae. El BCE, rectificando sus primeros mensajes, parece haber tomado conciencia de ese peligro, elevando la escala de su programa de compras de títulos de deuda y manifestando su disposición a hacer todo lo necesario para evitar una crisis financiera. Solo falta la Unión Europea, de momento incapaz de acompañar los esfuerzos de cada país. Las posiciones en materia de eurobonos u otro instrumento necesario para forjar el armazón de una acción europea frente a la crisis empiezan a moverse. Esperamos que la UE no nos defraude, porque su papel será decisivo para ganar la batalla contra el virus.


Fuentes de los gráficos: Funcas, en base a Ministerio de Economía y fuentes nacionales.

Artículo publicado originalmente en el diario El País.

Comparte esta entrada



Leer más
los-grandes-bancos-preven-caidas-catastroficas-en-la-economia-por-el-coronavirus

Los grandes bancos prevén caídas catastróficas en la economía por el coronavirus

Hace algo más de un mes hablábamos sobre como la cuarentena en Wuhan del coronavirus COVID-19 tenía a todos los analistas del mundo intentando determinar el impacto en la economía china y en la economía mundial. No obstante para entonces los casos estaban principalmente en China, no como ahora que Europa es el mayor punto del brote. Bien, muchos grandes bancos están haciendo previsiones sobre el coronavirus, y no son nada halagüeñas.

Como ya adelantamos, una cuarentena en España iba a suponer una recesión. Entre otros motivos, porque una situación como el estado de alarma que estamos viviendo, prohíbe buena parte de la actividad productiva. Además muchos productos no se estarán comprando por el motivo de estar encerrado en casa. ¿Para qué queremos ropa nueva si estamos en casa habitualmente con ropa vieja o pijama? ¿Para qué queremos un comprar productos para agasajar a nuestras visitas, si no podemos recibir visitas. Todo esto sin contar el impacto en sectores como el turismo. ¿Quién vendrá si no puede salir de su casa?

Así que ¿cuánto caos predicen los grandes bancos del mundo? Aunque discrepan mucho en sus predicciones, todos prevén que el segundo trimestre de 2020 va a ser muy duro. Aunque posiblemente para eso no nos haga falta algo muy duro ¿Quién no tiene en su entorno a alguien con el negocio cerrado? ¿Quién no tienen en su entorno a alguien cuya situación laboral no se haya resentido por haber sufrido un ERTE? ¿Cuántas empresas no están funcionando a medio gas?

Las previsiones de los bancos de inversión

23520044344_91fa0f0557_o.jpg

  • Deutsche Bank: el gigante alemán predice que el PIB de la zona euro se resentirá en el primer trimestre del año, pero lo más duro lo veremos en el segundo trimestre del año, donde la caída del PIB superará el 22% para la zona euro y será de un 13% para EEUU. Esta sería la mayor caída del PIB desde la Segunda Guerra Mundial.

Today in yikes https://t.co/1w9EFuSm6m pic.twitter.com/zEM1dGcaDB

— Steve Goldstein (@MKTWgoldstein) March 18, 2020

  • Goldman Sachs espera que el PIB de España se reduzca un 1,3% a lo largo de 2020. Su previsión era un crecimiento del 1,8% durante 2020.Además prevé un decrecimiento del 1,7% para el conjunto de la eurozona. También prevé un decrecimiento del 24% del PIB trimestral en EEUU y que 2,25 millones de estadounidenses soliciten la prestación por desempleo en los próximos días (en España CEPYME preveé 300.000). En su newsletter el 28 de febrero, lo llamaron el cisne negro de 2020 (como hicimos nosotros unos días antes) y esperan que el COVID-19 permanezca en el futuro, convirtiéndose en otra enfermedad más sin que llegue a ser erradicada.
  • Morgan Stanley por su lado espera que el PIB de España se reduzca en un 5,5% durante 2020, para el conjunto de la UE-27 (sin el Reino Unido) calcula un decrecimiento del 5%.
  • JP Morgan espera una contracción del 4% en el primer trimestre para Estados Unidos, pero después será peor, un 14%. Para la zona Euro lo dice peor, un 15% de disminución del PIB en el primer trimestre y un 22% en el segundo.

La buena noticia: durará poco

10273717635_99b2670dd8_o.jpg

La buena noticia es que casi todos estos grandes bancos esperan una fuerte recuperación en la segunda mitad del año y también crecimiento económico durante 2021, es decir, una vez acabe la crisis del coronavirus, todo debería estabilizarse en los próximos meses.

Goldman Sachs espera que España crezca un 4,3% en 2021 y Morgan Stanley incluso más, un 5,5% de crecimiento del PIB nacional. Para la eurozona prevén entre un 3,5 y un 5,5% de crecimiento en 2021. JP Morgan espera un crecimiento del 8 y el 4% en el tercer y cuarto trimestre del año en EEUU y espera que en la UE tengamos un crecimiento del 45% en el tercer trimestre y del 3,5% en el cuarto trimestre.

En general para esto se basan en como parece que está evolucionando la economía china una vez la cuarentena ha finalizado y la gene puede volver a salir a la calle. Las personas salen de su casa, vuelven a trabajar y consumir a rápido ritmo una vez finaliza la cuarentena y parecen volver a su ritmo habitual.

Pregunta a los lectores ¿creen que estos bancos aciertan con sus predicciones económicas para los próximos meses y el año que viene o están equivocados? Y si están acertados o equivocados ¿por qué lo piensan?

En El Blog Salmón | Ayudar a las empresas está bien, pero no deberíamos olvidar a los más desfavorecidos y Regalar dinero a la población, la solución de Hong Kong para la crisis del coronavirus

Imagen | udo schuklenk

Imagen | Michaela Loheit

Imagen | gonz.pineda

Leer más
sage-anuncia-sus-medidas-para-apoyar-el-teletrabajo-de-sus-empleados-y-las-pymes-en-relacion-al-coronavirus

Sage anuncia sus medidas para apoyar el teletrabajo de sus empleados y las PYMEs en relación al coronavirus

La manera en que el COVID-19 está impactando en todos los ámbitos de nuestras vidas en las últimas semanas es sencillamente espectacular: desde la salud de las personas, hasta la convivencia de las familias, el teletrabajo en las empresas o la marcha de la economía.

Esta crisis está suponiendo un reto muy importante para todos nosotros, un reto que hoy tenemos más claro que únicamente podemos abordar juntos, un virus que solo unidos pararemos y venceremos, estoy seguro de ello.

Sage tiene un compromiso permanente (nunca permitir que nadie se sienta solo ante un problema, ante una dificultad) que, en momentos como este, adquiere todo el sentido y que ahora ha de extenderse también a nuevas decisiones, nuevas medidas con los empleados, clientes y partners que me gustaría compartir con todos vosotros. 

Garantizar la seguridad y el teletrabajo

Nuestro mundo es el de la digitalización, somos una empresa dedicada desde hace 40 años a transformar -en todo el mundo y en España- la manera en que las personas y las empresas trabajan.

De repente, el teletrabajo está en boca de todos: los medios de comunicación y las redes sociales están centrando su atención en cómo nos estamos acostumbrando a teletrabajar todos aquellos que podemos hacerlo por nuestra actividad o profesión.

Pero no todos pueden hacerlo, lo estamos viendo estos días. Desde aquí quiero, en primer lugar, mostrar nuestro apoyo como compañía a las personas que están trabajando en los centros sanitarios en primera línea de defensa contra el coronavirus, así como al resto de profesionales dedicados a proteger nuestra salud y seguridad. Ellos son los primeros héroes de nuestro país.

Tampoco pueden teletrabajar los profesionales y autónomos a los que no les es posible quedarse en casa porque trabajan en establecimientos de atención al público y que han de mantener sus puertas abiertas porque son de primera necesidad en una situación como la actual. O porque trabajan a domicilio atendiendo a personas que están solas o necesitan de un cuidado especial. Ellos también son los héroes de la sociedad española en estos momentos.

Y, finalmente, están las compañías que, por cualquier razón, no pueden teletrabajar (casi un 40% de las PYMEs españolas según un estudio entre 1.050 pequeñas y medianas empresas que realizamos desde SAGE la semana pasada). Son, asimismo, héroes en el día a día de nuestra economía que ahora necesitan, más que nunca, de nuestro apoyo.

Los profesionales y sus familias, en primer lugar

Además del apoyo a nuestra sociedad en su conjunto, tenemos como empresa tres responsabilidades: cuidar de nuestros empleados y de sus familias, apoyar a nuestros clientes en sus necesidades y ayudar a nuestros partners a darles soporte. Si nuestros profesionales se sienten apoyados por Sage, apoyarán a nuestros partners y ambos a nuestros clientes.

Estamos implementando medidas para nuestros empleados con el objetivo de adaptar estas nuevas formas de trabajar y reducir el impacto emocional que todo esto está teniendo en sus vidas. La situación no es fácil, todos estamos aprendiendo a convivir personal y profesionalmente de otra forma y a veces cuesta, pero lo superaremos.

Gracias a las medidas que en los últimos 8 años hemos ido implementando, anticipando situaciones futuras, hoy podemos trabajar todos los empleados de Sage desde casa: la totalidad de la plantilla dispone de ordenador portátil, también de red privada virtual (VPN) y hemos aumentado el ancho de banda para administrar el 100% de las conexiones externas.

En este punto, quiero agradecer de forma muy especial el trabajo de todos los equipos de IT y Sistemas en todas las empresas que, como en la nuestra, están las 24 horas del día, los 7 días de la semana ofreciendo soporte técnico para que todos podamos seguir trabajando y dando servicio a los clientes.

Los clientes y sus negocios, nuestra prioridad

Si las PYMEs se paran, el país se para. Representan el 99% de nuestro tejido empresarial, crean el 74% del empleo y conforman el 65% del PIB. Tenemos que parar entre todos el coronavirus, pero ver cómo nuestro empleo, nuestra economía y nuestras empresas no se paran. Hacer que el teletrabajo llegue al máximo de personas y PYMEs es la principal solución.

Llevamos 40 años asegurando que las pequeñas y medianas empresas en España puedan transformarse y adaptarse a las necesidades del entorno en cada momento, siendo más eficientes y competitivas, gracias a la utilización de un software de gestión empresarial actualizado y un servicio permanente de apoyo a sus consultas. Es nuestro mundo, nuestra realidad diaria y conocemos sus ocupaciones y preocupaciones, sus necesidades reales.

El 67% de ellas considera que la falta de los recursos adecuados para poder teletrabajar afectará negativamente a sus negocios y el 52% no ve positiva la opción del teletrabajo si no cuenta con las herramientas de gestión adecuadas. La cultura del teletrabajo no está del todo implantada y esto puede afectar muy negativamente a sus ingresos.

Por ello, en línea con las medidas que está empezando a adoptar el Gobierno – todavía insuficientes, hacen falta más recursos y más concreción, quizás suspender la cuota de autónomos como pide ATA o el aplazamiento de vencimientos tributarios como solicita CEOE-, hemos decidido hacer extensible el acceso remoto y la alta conectividad en sus aplicaciones, del que ya disponen los clientes con Soluciones Cloud Connected, al resto de clientes de Sage.

Ofrecemos módulos de conexión remota gratuitos para todos los clientes que no puedan acceder a sus soluciones de gestión desde el hogar. Asimismo, activamos un plan de ayudas de un millón de euros para brindar formación online con webinars (videoconferencia remota) a cursos y e-learnings. A través del portal ‘Sage Tu Formación’ ofrecemos también de forma gratuita un programa de formación de negocios para tres empleados de cada una de las empresas clientes.

Queremos que todas las empresas españolas, por pequeñas que sean, tengan la oficina en casa durante esta crisis y puedan trabajar desde el domicilio exactamente igual que desde la oficina, para intentar minimizar los efectos que este estado de excepcionalidad puede generar en el día a día de las empresas.

Nunca estamos solos

Nuestra resiliencia, nuestra capacidad de aguante y adaptación a las circunstancias, va a ser puesta a prueba en estas semanas como probablemente nunca lo ha sido a lo largo de nuestra reciente historia. Pero no estamos solos, nos tenemos, más que nunca, los unos a los otros para apoyarnos y ayudarnos en este momento difícil. Esa es nuestra fuerza, nuestra garantía y nuestra seguridad. Unidos, podemos vencer al coronavirus en todos los frentes.

En este contexto, nuestro principal valor como compañía, hacer siempre lo correcto y todo lo necesario, así como nuestro propósito, ayudar a transformarse a las personas y las empresas, cobran todo su alcance, sentido y valor.

Estoy muy orgulloso de las personas que hacen Sage en España a diario, de todos nuestros clientes y partners, y de que, en estos momentos de incertidumbre y sensación de vulnerabilidad, sigamos apoyándonos, apoyando a nuestros clientes que sostienen nuestra economía y empleo en los momentos en los que más nos necesitamos entre todos.

¡Muchas gracias y mucho ánimo!

Twitter Luis Pardo

LinkedIn Luis Pardo

Leer más
integrar-los-datos-de-tu-empresa-en-la-nube

Integrar los datos de tu empresa en la nube

Las nuevas tendencias en integración de datos es una actuación que van persiguiendo en los últimos años buena parte de las empresas. Con el objetivo de satisfacer sus necesidades en el almacenamiento en los datos. Una acción que a veces es un tanto complejo debido a que los datos proceden de diversas fuentes y en muchos de los casos incompatibles entre sí. Para que de esta manera, se esté en condiciones de asegurar la información que es uno de los factores que tratan de preservar los responsables de las líneas de negocio.

Dentro de este contexto general, hay que indicar que el principal efecto de llevar a integrar los datos de tu empresa en la nube es que se posibilita un proceso unificado desde el principio. Esto en la práctica quiere decir que no es necesario dirigirse a varias plataformas tecnológicas a la vez. Si no que por el contrario, se desarrolla desde un mismo soporte o herramienta. Para que se pueda controlar este proceso de una forma racional y equilibrada que pueda beneficiar a las partes que forman parte de esta actuación.

En este sentido, es muy importante que en todo momento podamos conocer cuáles son las mejores empresas tecnológicas para invertir. Entre otras razones, porque puede darnos alguna que otra pista sobre los canales que los empresarios pueden utilizar para almacenar sus datos con mayor seguridad y también eficacia.

Integrar los datos de la empresa

Para llevar a cabo esta actuación es muy importante que los usuarios tengan en cuenta los beneficios que nos puede ofrecer este sistema de integración en la información en un entorno cloud. Como por ejemplo, en los siguientes escenarios que vamos a exponer a continuación:

  • Mayor agilidad y que al fin y al cabo permitirá que nos ahorremos mucho tiempo en la canalización de este proceso tan especial.
  • Se ahorran costes desde el principio al utilizar un solo sistema que cumpla con la necesidad de las empresas.
  • La optimización de los procesos internos y que indirectamente provoca que la gestión de los recursos humanos sea mucha más óptima que hasta estos momentos.
  • Es un formato muy flexible y que por encima de otras consideraciones se adapta a las necesidades que se puedan tomar en cada momento y que no serán siempre las mismas.

Empresas en donde podemos invertir

Uno de los ejemplos más claros para satisfacer estas necesidades es el representado por Dropbox. En este caso se trata de un servicio de alojamiento de archivos multiplataforma en la nube y que operado por esta compañía estadounidense. Entre sus prestaciones más relevantes destaca el hecho de que al fin y al cabo es un servicio que permite a los usuarios almacenar y sincronizar archivos en línea y entre ordenadores y compartir archivos. De forma muy sencilla incluso para los usuarios menos avezados en el manejo de esta clase de herramientas tecnológicas.

Este sistema en la gestión de la información garantiza el acceso eficaz a una información de calidad y bajo toda clase de formatos y tratamientos. Al igual que con el deseo por parte de las empresas que quieren ofrecer una respuesta a unos requerimientos que cada vez se vuelve más exigente y requiere de una mayor seguridad para canalizarla y transmitirla.

Onedrive es otra de las alternativas que tienen las empresas en estos momentos y que se mueve bajo unos parámetros similares al anterior modelo. Aquí se puede compartir archivos, carpetas y fotos con otras empresas o particulares. Son la necesidad de tener problemas con el envío de esta información a través de canales más tradicionales o convencionales: memoria interna en el ordenador o correos electrónicos. Debido a que estas tareas se pueden desarrollar tan solo por medio de un vínculo por correo electrónico, mensaje de texto, iMessage o redes sociales.

Microsoft Office OneNote

Otra de las empresas que donde podemos invertir nuestros recursos es Microsoft Office OneNote al estar respaldada por una de las más potentes empresas tecnológicas del mundo. Su sistema es un poco diferente a los restantes ya que facilita actuaciones más precisas para las empresas. Como por ejemplo, la toma de notas, recopilación de información y por supuesto que las actuaciones multiusuario.

Mientras que por otra parte, también posibilita otra serie de acciones más específicas que tienen las empresas: grabar notas de audio, inserta vídeos online y en definitiva agregar archivos y otra clase de información de gran importancia en las relaciones dentro de las empresas. Está muy indicada para actividades, como por ejemplo en la educación, y que permiten  a profesores y personal educativo poner en marcha sus planes de actuación. Con algunas actuaciones muy concretas como pueda ser la creación de una biblioteca digital de contenido compatible con otras empresas o particulares.

Evernote

Quizás sea una de las propuestas más innovadoras en los últimos años ya que atiende a una perfección y ampliación de los recursos ofrecidos. En este caso a través de una digitalización de la información más completa ya que admite diferentes soportes de la información. Como por ejemplo, videos, grabaciones, fotos y una amplia gama de material audiovisual. Entre sus principales ventajas destaca el hecho de que admite operaciones tan concretas abrir tantos cuadernos como el usuario quiera e incluso darles los nombres para diferenciarlos entre ellos.

A través de todas empresas para integrar los datos de tu empresa en la nube. Para que el final los usuarios estén en disposición para recoger, organizar y compartir materiales con otras personas, por lo general para toda de proyectos de proyectos. En donde lo que se trata al fin y al cabo es de gestionar o compartir cualquier clase de información, pero con una mayor seguridad al realizar estas operaciones tan especiales. Por otra parte, tampoco nos podemos olvidar que cada vez es más frecuente que un buen número de usuarios sepan la relevancia de almacenar archivos y datos importantes en varios lugares. Con la posibilidad de asegurarse que siempre tenemos una copia sobre estos datos y que es uno de los grandes temores por parte de estas personas.


Leer más
esto-es-todo-lo-que-se-sabe-de-los-avales-publicos-contra-el-coronavirus

Esto es todo lo que se sabe de los avales públicos contra el coronavirus

Dentro del paquete de medidas económicas que el Gobierno de coalición puso en marcha el martes pasado para hacer frente a los efectos negativos del coronavirus en la economía de España se encuentran los avales públicos.

El remedio del Gobierno de coalición es inyectar 117 mil millones de euros públicos, de los que 100 mil millones, son avales públicos que buscan garantizar la liquidez de las empresas y autónomos en este situación de alarma sanitaria por el coronavirus.

https://www.elblogsalmon.com/economia-domestica/espana-saca-bazooka-economico-coronavirus-movilizara-20-pib

¿Qué es un aval?

Un aval es una garantía de pago. Los avales los suelen pedir las entidades bancarias a la hora de conceder un préstamo o un crédito. El avalista es la persona, o en este caso que se hace cargo de la deuda en caso de que el prestatario, persona a la que se le concede el préstamo o crédito, no lo puede hacer frente al pago.

Es decir, un aval funciona como un contrato de afianzamiento a través de este una entidad bancaria confía en que un tercera va a cumplir con sus obligaciones financieras a la hora de devolver las cuotas con los interés.

Cuando se pide un aval, lo que se pretende es consolidar una garantía de que se va a cobrar las obligaciones financieras contraídas. Cuando una entidad bancaria lo solicita a una persona que pide un préstamo o crédito, el objetivo es asegurarse de que va a recibir el dinero aún en el caso que no se pueda hacer frente a los pagos.

Los avales públicos se añade a la línea Thomas Cook de financiación para el sector turístico

Los avales públicos se van a realizar a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Estas garantías permitirán a las entidades bancarias poner entre 20 mil y 50 mil millones de euros en créditos a interés bajo.

Se prevé que la cantidad necesaria que necesita el sistema son alrededor de 30 mil millones de euros para paliar los efectos económicos del coronavirus. Con estos avales públicos se consigue:

  • Que las empresas, independientemente como estén, puedan acceder de forma rápida a liquidez.
  • En el caso de que alguno de estos préstamos acabasen siendo impagados, no perjudicaría a la entidad bancaria que los ha concedido.

Todos los sectores se pueden acoger a estas líneas de crédito y el objetivo es que las empresas dispongan de liquidez para poder hacer frente a los gastos fijos que tienen en sus empresas y que por falta de facturación provocada por el coronavirus no se pueden hacer frente.

En paralelo, existe otra partida de créditos para el sector turísticos, que entre las entidades bancarias se conoce ‘línea Thomas Cook’, por 400 millones de euros, que hace frente el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

A parte de los avales públicos se autoriza 2 mi millones para las empresas exportadoras

El Real decreto permite ampliar la capacidad de endeudamiento del Instituto de Crédito Oficial (ICO) en 10 mil millones de euros para facilitar la liquidez a las empresas (PYMES y autónomos), a través de líneas de financiación de este organismo, y así conseguir paliar los efectos económicos del coronavirus.

Durante el período de 6 meses, el Real Decreto autoriza la creación de una línea de cobertura aseguradora de hasta 2 mil millones de euros a cargo del Fondo de Reserva de los Riesgos de Internalización para créditos circulantes de las empresas exportadoras.

Los avales públicos se pueden aplicar a cualquier necesidad de la empresa

Los avales públicos servirán para cubrir tanto la renovación de préstamos ya existentes como para lograr nuevas líneas de financiación concedidas por entidades bancarias y, por tanto, hacer frente a los efectos negativos ocasiones por el coronavirus.

Los créditos obtenidos mediante la obtención de estos avales públicos podrán servir a las empresas y los autónomos para hacer frente al pagos de facturas, resolver necesidades de material o de tesorería de la empresa, incluyendo los vencimiento de obligaciones de entidades bancarias o de la Agencia Tributaria, es decir, para pagar impuestos.

Durante la semana pasada el Gobierno ya realizó una moratoria de las obligaciones fiscales para empresas y autónomos para que puedan aplazar hasta 30 mil euros del IRPF, IVA o el Impuesto de Sociedades durante 6 meses, con una carencia de 3 meses, sin costes ni intereses.

Esta moratoria para las PYMES y los autónomos sólo iba dirigido a aquellas empresas y autónomos que facturasen como máximo 6 millones de euros el año pasado, por lo tanto, estos avales públicos permitirán a las empresas con mayor volumen de facturación hacer frente a los impuestos, además de ser destinado al pago de las nóminas de los empleados.

En El Blog Salmón | España saca el 'bazooka' económico contra el coronavirus: movilizará el 20% del PIB

Imagen | Flickr

Leer más
y-por-fin-el-gobierno-reacciona-con-artilleria-economica-ante-la-debacle-del-coronavirus:-pero-hay-que-hacer-mas-y-cerrar-el-pais-por-partes

Y por fin el gobierno reacciona con artillería económica ante la debacle del Coronavirus: pero hay que hacer más y cerrar el país por partes

En el fragor de la batalla contra el Coronavirus, fuimos uno de los primeros medios en pronunciarnos alto y claro sobre la deprimente respuesta inicial del gobierno español en lo que a la lucha contra pandemia implicaba en el también ineludible plano económico.

Igualmente, tras recapacitar y escuchar por fin a los analistas que les dijimos desde el primer momento que era vital (y existencial) un auténtico plan de choque económico sin precedentes, ese plan ha llegado. Y ahora debemos congratularnos rojos y azules porque por fin España está ya más en la senda de minimizar en la medida de lo posible el shock económico que está produciendo el COVID-19, y sobre cuyos riesgos les venimos alertando y analizando desde principios de Febrero, cuando todavía era un tema mayormente chino. Posteriormente también les analizamos y alertamos, unos días más tarde, de que ya estaba afectando a las cadenas de producción y distribución occidentales.

Pero el tema es que, habremos avanzado mucho (ahora sí), aunque lamentablemente no es suficiente. Se requieren urgentemente nuevas medidas radicales e innovadoras para la economía y las empresas, producto de cómo el escenario económico va degenerando. Esperemos que ahora el gobierno no tarde tanto en escucharnos, y tome las medidas necesarias mucho más ágilmente. Nos va el país (y nuestra vida tal y como la conocemos) en ello.

El plan de choque contra el shock económico (ahora sí) es el camino correcto… Cafeína para mantener despierta la socioeconomía

Y Por Fin El Gobierno Reacciona Con Artilleria Economica Ante La Debacle Del Coronavirus Pero Hay Que Hacer Mas Y Cerrar El Pais 2

Desde estas líneas, en ejercicio de nuestro deber más vocacional, hemos sido muy críticos con la penosa reacción inicial del gobierno, lo cual estaba plenamente justificado. Está claro que lo suyo era una (casi) inacción de lo más inconcebible, especialmente ante la situación de shock cardíaco a la que se enfrentaban la empresas, los autónomos y los trabajadores. Con todo ese panorama, las medidas iniciales del gobierno eran descorazonadoras (pero de verdad: eran de quedarse sin pulso económico), y lo peor era que demostraban cómo nuestros dirigentes se habían ido a por uvas, mientras el país y la economía se caían a trozos a golpe virásico. Además, por si eso no fuera poco, mientras la economía se desangraba por momentos, en vez de empezar a aplicar torniquetes como si no hubiera un mañana, el gobierno se había enfrascado en bochornosas luchas de poder internas e intestinas, que llegaron incluso a retrasar un consejo de ministros que era esencial y urgente al extremo, y que debía celebrarse cuanto antes para poder mantener la respiración asistida a una España que, también económicamente, ya estaba en la UCI en tan sólo unos pocos días.

Aquí me voy a limitar a resumirles brevemente las medidas adoptadas por el gobierno, asumiendo la mayor parte de ellas como mayormente adecuadas, y sin entrar a hacer un análisis detallado: en la situación de emergencia nacional en la que nos encontramos, no se puede perder el tiempo tratando de analizar al detalle medidas que en términos generales son evidentemente oportunas, y vamos a concentrar nuestro tiempo y esfuerzo en proponer más medidas esenciales que también consideramos vital adoptar urgentemente. La síntesis de las medidas es básicamente que el importe asignado al plan esta vez ya no es mera calderilla, como calificábamos el viernes pasado las famélicas medidas iniciales. Ahora sí que el orden de magnitud se corresponde con la dimensión del problema y con la dimensión de la economía: el gobierno moviliza ahora un contundente 20% del PIB, todo un “bazooka” económico. Y permítanme la licencia de que el plan del gobierno actual ahora coincide con las líneas de actuación que exponíamos como esenciales desde estas líneas el viernes pasado: regular ERTEs temporales y más medidas que, en una situación de emergencia nacional, concluíamos que debían atenerse a la máxima de que “El déficit está precisamente para este tipo de situaciones no sistémicas, excepcionales y transitorias. Sin más”. Dicho y hecho. Genial. Ahora sí. Ya sólo queda que la implementación sea buena, y el comienzo promete, puesto que lo último que necesitamos ahora es otro despropósito como el funesto Plan E.

Empezaremos por apuntar que el gobierno ha disparado su salva de rescate sin perder el enfoque social en sus medidas. Con ello, aparte de proveer de un (a veces) necesario salvavidas a escala masiva a los ciudadanos que han caído abruptamente en situación de vulnerabilidad extrema, tenemos una medida que, además de dar al plan una dosis de justicia social, también va a prevenir el dejar más margen a la propaganda para que alimente el descontento social, y que así no pueda acabar alentando a las siempre impredecibles (y generalmente sangrientas) revoluciones. Mención especial merece la especial cobertura y protección que se da a las PYMES y autónomos, siempre mucho más vulnerables por su naturaleza. Vitales resultan también las medidas de, con el respaldo del estado, dar liquidez masiva a las empresas, cuyo giro brusco e inesperado en su situación financiera les ha podido coger en un mal momento, y pueden tener que echar la persiana para siempre por una falta momentánea y transitoria de liquidez. Muy acertada es también que la moratoria de hipotecas y reducciones de ciertos pagos de servicios básicos se aplique selectivamente a los ciudadanos que hayan caído en situación de desempleo a raíz de la pandemia.

Imprescindible era también regular y potenciar legislativamente el que empresas y trabajadores puedan recurrir a una generalización del teletrabajo. Y no lo es sólo en términos económicos: además esta medida refuerza el efecto mitigador de las medidas de contención, para aplanar la curva de infección de la pandemia. No olviden que ya les dijimos desde aquí a principios de febrero que ya pensábamos que la mortalidad del COVID-19 venía más bien por la situación que producía de colapso sanitario por infección masiva en un breve plazo de tiempo, y no tanto por la mortalidad de la propia enfermedad. Y así ha sido: hay pues que frenar también con teletrabajo el incesante caudal de enfermos graves por Coronavirus que están colapsando nuestros hospitales, y hacerlo más asumible en términos hospitalarios. Y ya por último apuntaremos la medida más evidente de que el gobierno dedica una línea de 30 millones de Euros destinada a potenciar al máximo la investigación de una posible vacuna contra el funesto virus.

Y en medio de toda esta refriega con muertos, asoma la despiadada propaganda para tratar de sembrar más muerte y destrucción

La Solucion Para Minimizar El Impacto Economico De La Crisis De Coronavirus La Tiene El Gobierno En Su Mano 3

Vaya por delante que la propaganda internacional más cruda ya tenía preparados los Whatsapp, esperando caninos el momento en el que el gobierno dedicase un necesario e ineludiblemente cuantioso paquete de medidas económicas para salvar la situación. Los mensajes por la red social han empezado a circular en cuestión de minutos. Les reproduzco a continuación un mero ejemplo de la ramplona campaña de desinformación que están inoculando en las redes sociales: “Vamos a ver, si van a sacar 200.000 millones de Euros para solucionar la crisis, yo tengo una solución mejor. ¿Que somos 47 millones de españoles? Pues que nos den un millón a cada uno y se ahorran 150.000 millones. Y a nosotros se nos acaban los problemas. Pásalo”. ¡Qué decir después de semejante cosa! ¡Menudo lumbreras este individuo, debería ser por lo menos Ministro de Economía! Como Venezuela íbamos a acabar…

Para empezar, este elemento ni siquiera parece tener unos mínimos conocimientos de las matemáticas más elementales, pues resta 1 millón de Euros por español (en total 50 billones) al paquete económico de 200.000 millones , ¡Y va y al elemento le quedan 150.000 millones!: un crack, ni el milagro de los panes y los peces, a ver si va a ser verdad que debería ser ministro por encontrar dinero donde no lo hay. ¡Cómo puede ser que al restarle 50 billones de Euros (billón=millón de millones) le queden de los 200.000 millones de Euros todavía 150.000 millones! Inconcebible. Un auténtico crack. Pero esta falsedad y esta evidente mentira la ha elaborado alguien a propósito, y es que hace tiempo que ya les advertimos que la propaganda económica nos iba a inundar, pues la economía es uno de los grandes éxitos y uno de los pilares que pretenden destruir de nuestro sistema de bienestar.

Imaginen lo que puede haber realmente detrás del “susodicho” y del resto de hilos de Whatsapp surgidos rápida y simultáneamente desde la oscuridad: más intención agitadora de masas que una economía de la que no tienen ni la idea más elemental. Lo que más apunta a que muy probablemente sea una campaña de desinformación planificada es ese “Pásalo” final, que evidencia cómo su verdadero objetivo es viralizar y azuzar el descontento popular y la incultura económica más empobrecedora. Y éste es un extremo especialmente peligroso en un estado de alarma en el que la población estamos aislados en casa, y somos especialmente susceptibles de caer abducidos por estas campañas, que nos llegan por unas redes que ahora son nuestra principal conexión al mundo. Están azuzando el avispero con un palo, a ver si sacan algo para sus fines siempre destructivos.

Y la verdad es que hoy tengo algo de tiempo (y líneas por delante), así que me voy a molestar un poco más en rebatir semejante ocurrencia feliz a pesar de la falsedad de los cálculos. Aquí no se trata simplemente de dar un millón de Euros a cada ciudadano, y con eso ya vaya a tener la crisis y la vida resuelta. Nada más lejos de la realidad. Eso es literalmente pan para la hora siguiente (ni para hoy llega) y hambre eterna para mañana y para el resto de la existencia. Porque no hay que rescatar sólo a los ciudadanos (a los cuales se dedica ya en el plan del gobierno una parte importante del dinero, por cierto), sino que lo que también hay que rescatar es una economía con un PIB anual que sobrepasa holgadamente el billón de Euros anuales, y además también a más de tres millones de empresas con un capital social de millones y millones, a más de tres millones de autónomos, seguir pagando las pensiones, las nuevas prestaciones de desempleo que van a necesitarse ahora (esperemos que sean por ERTEs temporales y no por EREs), etc. etc. etc. ¿A que es literalmente vergonzoso cómo nos insulta la propaganda intentando manipularnos con argumentos más simplistas que un cubo y que no engañan ni a un niño de primaria?

Pero es que aún hay mucho más. Y es que, si por arte de magia el gobierno se dedicase a repartir millones “por la patilla” sólo a los ciudadanos, en vez de invertir parte de ellos también en que estos ciudadanos puedan conservar su empleo y su actividad económica, el resultado final, además de provocar una defunción masiva de empresas que nos dejaría a todos sin trabajo, sería que ese millón tampoco nos serviría absolutamente de nada. Porque con semejante despropósito de reparto masivo de dinero, la moneda sufriría ipso-facto una hiperinflación rampante, que en unas pocas semanas (o escasos meses) se comería literalmente todo el valor de ese dinero. Al final, tendríamos un millón de euros cada uno que no nos serviría para comprar nada, y encima nos habrán dejado sin trabajo por el camino.

Es la misma secuencia de acontecimientos que, con otra escala de tiempos, el populismo más irracional y su propaganda acabaron imprimiendo al bolívar venezolano al despeñar literalmente su economía, con toda la miseria que este tipo de políticas de total incultura económica han llevado al devastado país latinoamericano. Y miren como están allí ahora mismo… Que aquí nuestro sistema sanitario está asistiendo (como puede) a todos los enfermos de Coronavirus graves, pero en Venezuela el sistema sanitario se ha quedado en un sistema tercermundista que no puede dispensar a su población apenas asistencia ante la pandemia. Igualito que lo que hemos conseguido tener este país con décadas de esfuerzo, y con una población formada que es capaz de encontrar trabajo y ganarse su propio pan, y no repartiendo millones de euros anárquicamente por doquier de “pan para hoy y hambre para mañana”, y que además de algún sitio tienen que salir de forma económicamente sostenible aparte de una impresora.

Pero siendo el plan de choque mayormente adecuado, se necesitan urgentemente aún más medidas vitales para una economía que sigue en la UCI

Y Por Fin El Gobierno Reacciona Con Artilleria Economica Ante La Debacle Del Coronavirus Pero Hay Que Hacer Mas Y Cerrar El Pais 4

Lamentablemente, si bien las medidas del “bazooka” del gobierno contra el shock económico de la pandemia van en la senda correcta, distan mucho de ser suficientes. Apuntábamos desde El Blog Salmón hace unas horas algunas medidas adicionales que no vamos a volver a abordar ahora. Y como eximente, que no para evitar que el gobierno siga trabajando a toda máquina, hemos de reconocer que realmente es materialmente imposible, con el poco tiempo del que disponen en esta vorágine, que nuestros dirigentes y su corte de asesores sean capaces de pensar en todo y en unos plazos exiguos cuyo alargamiento debe medirse en muertos. En la situación actual, todo el tejido socioeconómico nacional tenemos el deber profesional y personal de apoyar nuestro sistema de bienestar, y entre todos contribuir con ideas y propuestas que puedan acabar traduciéndose en nuevas medidas para paliar la situación conforme ésta evolucione y lo vaya requiriendo. Y es que además, ante una situación tan imprevista y tan masiva, cada día surgen literalmente nuevas medidas que se hacen esenciales en cuestión de horas, y que desde aquí debemos contribuir en divulgar y que lleguen donde tienen que llegar.

Esta crisis sólo la superaremos todos juntos y esforzándonos cada uno en la medida de nuestras posibilidades, justo lo que trata de evitar la propaganda desuniéndonos y sembrando la confusión y la discordia. Posiciónense en el bando correcto y ayúdennos a combatir esa venenosa propaganda, así como a proteger nuestro sistema de bienestar: por muy mejorable que puedan ser ciertos aspectos de éste, les puedo asegurar que sin él vamos a la “ruina caracolera” (y si no, hablen ustedes con millones de venezolanos y verán lo que les cuentan). Además, no se puede perder de vista que llevamos ya varios años instalados en un guerra socioeconómica global, de la cual tampoco se puede descartar que estemos viviendo una nueva y convulsa fase que sea aprovechada por otras superpotencias al calor de la pandemia. Así, resulta esencial adoptar medidas de protección de las capacidades e innovación europeas para combatir el COVID-19, y bloquear a nivel europeo iniciativas como la de Trump, que va detrás de arrebatar a Europa una vacuna contra el Coronavirus que unos laboratorios alemanes casi tienen ya, con el significativo agravante de que, además de hacerse con la vacuna, impuso a los responsables del laboratorio la condición de que esta vacuna fuese exclusiva de EEUU. ¿Qué interés puede tener Trump en que los europeos no tengamos acceso a una vacuna contra el Coronavirus que además hemos desarrollado nosotros mismos (y por cierto: con participación de dinero público)?.

En este sentido, son especialmente geoestratégicas y acertadas las medidas del plan del gobierno referentes a la seguridad económica nacional. Sánchez ya ha afirmado que van a blindar a las empresas españolas para impedir que, al calor de la debacle bursátil, venga capital foráneo hostil a comprar nuestras cotizadas más estratégicas. Un 10 para esta medida. Sin paliativos. Estamos en una auténtica guerra socioeconómica, y hay que desarmar a las potencias hostiles que pudieran estar al acecho para pescar en un rio que están tratando de mantener lo más revuelto posible. Pero en general al gobierno aún le queda mucho trabajo por delante, y ahora hay que ver, más allá de los anuncios, cuánto tardan en poner las medidas en marcha y cómo lo hacen, y además si van a encontrar en los mercados internacionales suficiente capacidad de financiación para afrontar el déficit y el endeudamiento extra que va a suponer toda esta batería de medidas. Éste es sin duda el punto más clave de todo este plan para el shock económico, y de ello sin duda depende si se va a poder llevar a cabo. ¡Qué bien nos habría venido ahora para tener más margen haber ido reduciendo nuestra deuda estos años atrás cuándo podíamos hacerlo, tal y como desde aquí reclamamos insistentemente en su momento.

Y además de la implementación, hay otras medidas que en las últimas horas ya se han tornado esenciales para el tejido socioeconómico. Se requiere un cierre selectivo y ordenado de la economía, al menos de los sectores que lo requieran. No, no se preocupen, no nos hemos vuelto locos proponiendo hacer un cierre económico en un momento en el que todos los planes de choque internacionales están luchando desesperadamente por mantener la economía viva. Ahora les explico el porqué, y viene con conocimiento de causa. Es esencial que el gobierno dote, a las empresas y sectores en que se hace imprescindible, de la cobertura legal necesaria para poder acometer un cese de la producción impuesto por la situación y por el estado de alarma, evitando con esto que (paradójicamente) seguir vivas ahora mismo como entidad empresarial (que no produciendo) acabe llevando a las empresas a la quiebra.

Esto no es en absoluto que estemos diciendo que el gobierno deba gripar los motores de la economía, sino que este shock transitorio nos fuerza a que los motores de la economía sean de “Start/Stop”. Indudablemente, ello conllevará alguna penalización económica severa para el país y para las empresas, pero aquí de lo que se trata es de que la penalización no sea permanente en forma de defunción empresarial y… casi hasta nacional como la cosa se cronifique y se generalice, tal y como no es descartable que pueda acabar ocurriendo si no se toman más medidas adecuadas vitalmente necesarias. Hay que parar ciertos motores de la economía durante un breve plazo de tiempo, pero hay que hacerlo de forma ordenada, y salvaguardando la actividad esencial, sanitaria y de productos de primera necesidad, y toda la actividad que pueda ser suplida con teletrabajo y que no requiera de salvaguarda legal para dejar de producir.

El motivo concreto por el que habría que cerrar una parte del país es para evitar las quiebras empresariales, que seguirían al pago masivo de indemnizaciones millonarias por parte de muchas empresas principalmente exportadoras. Estas empresas van a tener que afrontar esta insoportable carga financiera por dejar de proveer a sus clientes de productos y parar sus cadenas de producción, un perjuicio por el que en muchos sectores deben responder con el pago de indemnizaciones por obligación contractual. Ahora mismo hay muchas empresas que, aunque podrían seguir produciendo, están teniendo que dejar de hacerlo por ejemplo por no poder garantizar la desinfección del COVID-19 en sus instalaciones, y por no poder limitar el riesgo de contagio de sus plantillas. Esto ocurre por un tema tan sencillo como que actualmente no hay disponible en el mercado suficiente suministro de geles de alcohol y similares para poner a disposición de los trabajadores, y sin estas medidas higiénicas, lógicamente los sindicatos acaban impidiendo el funcionamiento de líneas de producción enteras para proteger la salud de sus trabajadores.

Y es que no hay en el mercado ni geles desinfectantes, ni mascarillas, ni apenas guantes para que las empresas los puedan adquirir y que sus trabajadores puedan trabajar con unas mínimas condiciones de seguridad, porque además de que la demanda se ha multiplicado exponencialmente en unos pocos días, el gobierno con el estado de alarma está confiscando todas las existencias y toda la producción para desviarla al sistema sanitario, que es lo más urgente ahora mismo para salvar vidas en la UCI que se nos están yendo por momentos. Si el personal sanitario cae enfermo masivamente, ya sería “el acabose”. Como ven, nuestros dirigentes deben plantearse seriamente la opción de cerrar estratégicamente ciertos sectores, y dar así una causa de fuerza mayor que sirva a las empresas para poder dejar de suministrar sin tener que afrontar las indemnizaciones. Obviamente, como efecto colateral, con el cierre selectivo tendrán que resignarse a perder algo de PIB e ingresos fiscales y empresariales, pero esto será compensado con creces por evitar llevar a multitud de empresas a la quiebra segura.

Así, por contraproducente que pueda parecer, lo mejor que el gobierno puede hacer ahora mismo económicamente es cerrar una parte del país. Además de ayudar a reforzar las medidas sanitarias contra el contagio, es humana y financieramente imposible e injusto tener que indemnizar de sopetón a todos sus clientes internacionales por un factor ajeno a las empresas, cuando tus clientes siguen produciendo y requieren tus suministros porque la pandemia allí es menos explosiva. Hay que echar la persiana de parte de "España S. A." para protegerla hasta que se restablezcan los suministros a las empresas de los productos básicos para que sus empleados puedan seguir trabajando. Y con un cierre decretado gubernamentalmente las empresas podrán acogerse contractualmente a una causa de fuerza mayor que les evite los pagos de indemnizaciones y la quiebra. Y por cierto, por mucho que fuesen muy decepcionantes las medidas iniciales del gobierno español y que tal vez les queden todavía más medidas por adoptar, no se puede tampoco negar que, al menos, hicieron infinitamente más que un Johnson que ya les analizamos que mayormente, asumiendo impasiblemente la muerte de muchos de sus mayores, optó consciente y suicidamente por la inacción más irresponsable. Ahora, a la vista de su garrafal error y con incontables ciudadanos ya cayendo sin control víctimas de la pandemia, el categórico Johnson ha tenido que recular a marchas forzadas cuando ya es demasiado tarde. Es lo que tiene poner incontrolados al poder: lo son para todo.

Y Por Fin El Gobierno Reacciona Con Artilleria Economica Ante La Debacle Del Coronavirus Pero Hay Que Hacer Mas Y Cerrar El Pais 5

Y para finalizar por hoy, si el otro día les contaba cómo en nuestra casa nos destrozamos las manos todas las tardes aplaudiendo a las 20h a nuestro personal sanitario, ahora un servidor, cuando los aplausos ya aflojan y habiendo guardado el debido respeto, como otros tantos miles de Españoles hacen cada tarde, pongo a todo volumen la épica canción del Dúo Dinámico "Resistiré", porque ni el virus ni nada podrá acabar con este gran país, grande (muy grande) cuando se mide por sus gentes y por el esfuerzo heróico que están haciendo. Aunque en el aislamiento de su familia con este encierro hogareño les parezca que están viviendo solos esta catástrofe socioeconómica, en realidad pocas veces en la historia tantos millones de españoles han estado tan unidos frente a la calamidad. No están solos en absoluto.

Estamos todos a una. Salgan a aplaudir cada tarde en comunidad y siéntanse unidos a sus vecinos y a todo el país. Y sobre todo sean eternamente agradecidos especialmente con nuestros héroes sanitarios, pero también con esos empleados de telecomunicaciones que nos mantienen a todos conectados y entretenidos, a esos repartidores que nos traen a casa todo lo que necesitamos, a los empleados de supermercados y de farmacias, etc. Y déjenme tomarme la licencia de decirles también que, desde estas líneas, nos tomamos en estos días como un deber ineludible (e insomnemente nocturno) el aportar contenido que leer durante la cuarentena, así como aportar ideas a nuestros dirigentes y a nuestros agentes socioeconómicos, que en algún caso me consta que han llegado sorprendentemente alto. Sean agradecidos. Sean valientes. Resistan. Esto pasará en algún momento. Suerte.

Imágenes | Pixabay geralt | Pixabay suju | Pixabay Pexels | Pixabay whitesession | Pixabay geralt

Leer más
¿con-quien-vamos-a-estar-en-casa?

¿Con quién vamos a estar en casa?

Comparte esta entrada



Todos los ciudadanos españoles empezamos estos
días el reto, individual y colectivo, de confinarnos en nuestras casas
restringiendo al máximo las salidas al exterior. Para cada uno de nosotros esta
situación implica un desafío relacional particular, puesto que mientras que
para unos supone lidiar con la soledad, para otros pasa por afrontar las
dificultades de la convivencia en condiciones muy exigentes. Además, a este cambio
se le suma la necesidad de reajustar la relación con el trabajo, incluso su
pérdida, y la atención a los dependientes menores y mayores, tanto cuando se
convive con ellos como cuando hay que organizar esos cuidados en la distancia.

Los datos de la Encuesta Continua de Hogares nos ayudan a trazar un panorama de las formas de convivencia en que los residentes en España afrontan las medidas de aislamiento. De los últimos datos publicados de esta encuesta, referidos a 2018, se desprende que la convivencia con otros familiares es la situación más frecuente entre los residentes en España, por encima de otras, como vivir solo o vivir con personas que no son parientes. Cinco de cada seis personas (de todas las edades) viven en hogares familiares, una de cada 10 en hogares unipersonales y solo tres de cada 100 conviven con otras personas que no son familiares directos (gráfico 1).

Gráfico 1

Un grupo especialmente vulnerable ante la situación de aislamiento puede ser el de mayores que viven solos. Tal y como se desprende de la información recogida en el gráfico 2, uno de cada cuatro mayores de 64 años vive en un hogar unipersonal, cifra que se traduce en más de dos millones y medio de personas. Esta situación es muy habitual entre las mujeres de edad avanzada, debido a la mayor longevidad femenina. El porcentaje de mujeres entre 65 y 69 años que viven solas es del 20% y crece hasta el 45% en el grupo de 85 años y más. Aunque muchas de estas personas disfrutarán de autonomía suficiente para gestionar el aislamiento, otras, sobre todo las de más avanzada edad, puede que necesiten de especial atención durante el confinamiento. Baste apuntar, para dar una idea de la magnitud del reto social, que en España el total de personas mayores de 80 años que viven solas es de 850.000.

Gráfico 2

En todo caso, la mayor parte de los mayores convivirán con sus parejas durante el aislamiento (54%) y en algunos casos también con sus hijos (13% del total) (gráfico 3). Por otra parte, un 8% vive sin pareja pero con hijos y un 11% en otro tipo de hogares familiares. Además, aunque no esté recogido en los datos de la Encuesta de Hogares, cabe resaltar que, según datos del Censo de 2011, más de 270.000 personas viven en residencias de mayores. Este grupo tendrá que enfrentar unas nuevas condiciones de convivencia y distancia social sin las visitas de sus familiares.

También la convivencia en pareja es la situación más frecuente entre la población adulta de 35 a 64 años, aunque hay diferencias entre los que tienen entre 35 y 54 años y los de 55 a 64 años. La convivencia de la pareja con hijos es mucho más habitual entre el primer grupo (casi seis de cada 10 del total), mientras que en el segundo la emancipación de los hijos se hace notar y solo cuatro de cada 10 pasan el aislamiento con su pareja e hijos (gráfico 3). Otros compartirán el confinamiento exclusivamente con sus parejas: uno de cada 10 (11%) entre los 35 y 54 años, y algo más de uno de cada cuatro (27%) entre los 55 y los 64 años.

Gráfico 3

En el grupo de 25 a 34 años nos encontramos con las situaciones más heterogéneas debido a que este grupo se compone en buena medida de jóvenes que ya se han emancipado y otros que aún no lo han hecho. Mientras que algunos viven con otras personas ajenas al núcleo familiar (5%), solos (9%), en pareja sin hijos (18%) o en hogares con hijos menores de 25 años (27%), aún un 18% de los jóvenes en este tramo de edad reside en hogares con una pareja e hijos mayores de 25 años y un 7% en hogares de un progenitor y un hijo mayor (gráfico 3).

Durante las próximas semanas una situación
especialmente difícil organizativamente puede ser la de las personas en hogares
monoparentales. El 9% de la población en España vive en hogares con un progenitor
y sus hijos, aunque solo un 5% del total se corresponde con hogares
monoparentales con hijos menores de 25 años. Esta forma de convivencia es más
frecuente entre las personas entre 45 y 54 años (6%). Uno de cada 10 menores de
15 años vive en este tipo de hogares, y uno de cada seis jóvenes entre 15 y 24
años.

Por último, debe apuntarse que el confinamiento puede
ser especialmente arduo para los niños más pequeños. En España viven casi 6 millones
de niños de 12 años o menos. Es asimismo excepcional la situación convivencial de
las familias que en estas circunstancias inician su paternidad. A pesar de la
caída de la natalidad, el número mensual de nacimientos en España se sitúa entre
los 25.000 y 30.000. No cabe duda de las circunstancias extraordinarias en que
estas familias iniciarán una nueva etapa vital, con restricciones a la
movilidad y sin el apoyo presencial de los familiares desde fuera del hogar.

La pandemia causada por el COVID-19 obliga a las sociedades a reorganizarse en todos los ámbitos.  Además del desafío al que se enfrentan los Estados del Bienestar y las empresas, cada familia afronta un reto de convivencia propio. El hecho de que esa partida se juegue en la privacidad de los hogares no resta importancia a sus consecuencias en términos de bienestar social, sobre todo,  si, tal y como cabe esperar, el confinamiento se alarga.

Fuente de los gráficos: Elaboración propia a partir de Encuesta Continua de Hogares (2018).

Comparte esta entrada



Leer más
enjoyers-cierra-una-ronda-de-100.000e-de-financiacion

Enjoyers cierra una ronda de 100.000€ de financiación

La empresa, fundada por un joven de 26 años en una localidad de Cáceres, ha conseguido una financiación de 100.000€ Enjoyers se ha creado como una marca para viajeros, ofreciendo mapas y láminas rascables de lugares visitados, además de otros accesorios para viajeros.

Enjoyers ha logrado facturar más de 200.000€ el año pasado y tiene su vista puesta en latinoamérica y Europa para este año 2020 gracias a la inversión recibida.

El equipo actual lo forman 5 personas que quieren aumentar el catálogo de productos rascables para aumentar la comunidad de viajeros a los que interesarles.

Su perfil de cliente actual está entre los 20 y 35 años de edad y son mayoritariamente mujeres.


Leer más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies