las-hipotecas-estan-subiendo-y-dejando-a-mucha-gente-en-la-estacada

Las hipotecas están subiendo y dejando a mucha gente en la estacada

El Euribor (el índice de referencia que se utiliza para las hipotecas) empieza a subir, todavía está en negativo, pero se notan unos pequeños cambios que están endureciendo la concesión de hipotecas y otros créditos en la zona Euro.

Cerró el año 2021 en -0,502, el mes de enero lo cerró en -0,478. Además este valor es igual al más alto de 2021, octubre, donde estuvo a -0,477. Además la previsión para 2022 y 2023 del departamento de análisis y estrategia de Bankinter, es que siga subiendo, rondando el -0,3% en 2022 y -0,2% en 2023.

Es cierto que según estas previsiones todavía nos quedan unos años de intereses negativos. Los intereses negativos nos parecen algo normal ahora, pero puedo asegurar que en 2010 eran algo completamente inconcebibles para mucha gente. Nunca hubiéramos imaginado que en Dinamarca se ha llegado a dar el caso de hipotecas a tipo cero o negativas, en las que se devuelve dinero al prestatario.

¿Por qué sube el Euribor?

2625260355_a99ba15dd9_o.jpg

Si por la pandemia de la Covid se empezó a imprimir dinero, la fuerte recuperación (que está provocando escasez de materias primas y componentes) y la inflación relacionada, empezaron a empujar a los bancos centrales de todo el mundo a considerar que era necesario subir los tipos de interés para reducir la inflación. En el pasado junio de 2021, la Fed ya empezó a avisar su intención de finalizar los estímulos y subir los tipos de interés, aunque no estaba previsto hasta finales de 2023. En cambio, la Reserva Federal en 2022 subió los tipos ante una inflación superior al 5%, y prevé hacer otras dos subidas a lo largo de este año. De momento los tipos son bajos, se ha pasado del 0% al 0,25%.

¿Qué hace el Banco Central Europeo? De momento aunque debería de ser más restrictivo que la Fed con la inflación, sus estatutos le obligan sólo a controlar la inflación, opta por mantener los tipos a cero, pero si se prevé una próxima subida de los tipos de interés. Christine Lagarde, gobernadora del BCE, ha afirmado que no prevé subir los tipos hasta 2023. Afirma que la recuperación europea está siendo más lenta, de modo que no tiene sentido subir los tipos de interés, todavía.

Pero claro, si ya avisa que va a subir los tipos, el mercado empieza a reaccionar y a prevenirse, de modo que empiezan a subir los índices a los que se suelen fijar las hipotecas, el más habitual y conocido el Euribor.

Las hipotecas fijas a bajos intereses, ¿una ventana a desaparecida?

Estadistica Tipos Interes Hipotecas Ine 2003 2021

En la primera década del siglo las hipotecas a tipo fijo eran una excepción, lo habitual eran las de tipo variable, como muestra el gráfico del INE que acompaña este párrafo. No fue hasta 2021 cuando las hipotecas constituidas a tipo fijo fueron más habituales. El famoso vídeo de “a tipo fijo” fue en 2017, y recomendaba una modalidad de la hipoteca que había empezado a volverse más popular (y más fácil de conseguir) durante 2016. Aprovechando un momento en el que los tipos de interés estaban en su punto más bajo histórico, el tipo fijo era una buena idea.

Es cierto que sigue siendo factible encontrar hipotecas a tipo fijo, durante 2022, se empiezan a ver quejas en redes sociales de que no son tan fáciles de conseguir, (serán más difíciles de conseguir, pero es falso que hayan dejado de firmarse hipotecas a tipo fijo). También se puede ver cómo se están dando a intereses más altos. En un caso que me han comentado, en una promoción de vivienda nueva, el banco del crédito promotor ha empeorado las condiciones para subrogarse en más de un 25% de lo que ofrecía inicialmente. Lo cual las encarece bastante, al menos en mayor proporción que si se hubieran subido las mismas décimas con unos intereses del 4%.

Según la inmobiliaria The Simple Rent, durante 2021 el precio de la vivienda en España subió un 5%, mientras que el precio del alquiler descendió un 3%. Esperan que durante 2022 revierta la tendencia y se incremente el precio de los alquileres, con un impulso al mercado de alquler provocado por medidas como el bono joven. Es decir, si lo combinamos con los bajos tipos de interés, es posible que hayamos vivido un "momento dulce" para la compra de vivienda en unas condiciones excepcionales.

La época en la que se podía conseguir una hipoteca a una tasa nominal igual o inferior al 1%, parece estar pasando. Es cierto que el actual conflicto en Ucrania, puede acabar debilitando a la economía y que se opte por postponer las subidas de los tipos, pero también es cierto que incrementos de la inflación derivados de un aumento de precios de las materias primas, podrían adelantar la subida de tipos, o una salida rápida negociada a las agresiones podrían dejar la incertidumbre actual en el pasado en pocas semanas.

Pregunta a los lectores ¿hemos perdido una ventana de oportunidad de comprar una vivienda que sube de precio con una hipoteca a tipo fijo a mínimos históricos?

En El Blog Salmón | Las pensiones del futuro serán bajas: esto se puede hacer para tener un buen nivel de vida en la jubilación

Imagen | part 3

Imagen | robinsonsmay

Leer más
las-empresas-que-no-estan-subiendo-precios-estan-camuflando-la-inflacion:-menos-cantidad-o-peor-calidad-pero-al-mismo-precio

Las empresas que no están subiendo precios están camuflando la inflación: menos cantidad o peor calidad pero al mismo precio

Subida de precios, escasez, inflación...Durante las últimas semanas no se habla de otra cosa en los medios nacionales y económicos. El encarecimiento de la energía ha empujado al alza la inflación, situándose el pasado mes de octubre en el 5,5%, el umbral más alto en tres décadas.

Una cifra que hace temblar a muchos porque podría llevarnos a una nueva crisis económica si todo esto se traduce en un encarecimiento de los precios de consumo inasumible para los ciudadanos. De hecho, son muchos los que ya notan esta subida de precios en su día a día en su cesta de la compra y demás.

Porque a las empresas no les queda otra que trasladar el mayor gasto que tienen en energía a sus productos, haciendo que sean más caros para los consumidores. Sin duda, un contexto que no favorece en absoluto a la recuperación post-pandemia. Además, con la parálisis de mercancías que está provocando escasez de material en las fábricas, ergo, de productos.

Es decir, una combinación muy peligrosa que el ciudadano va a tener que asumir para los próximos meses. Si bien hay empresas que todavía se jactan de no repercutir toda esta situación en sus precios. Pero, ¿es esto posible? ¿O hay truco detrás?

Shrinkflation y Skimpflation entran en escena

Vamos a aprender dos nuevos conceptos económicos de procedencia anglosajona para entender lo que está pasando además de la subida de precios que ya venimos todos notando.

Porque no solo en esto nos vamos a ver afectados los consumidores; también en otros aspectos que revierten en la experiencia de compra.

Por un lado está la Shrinkflation que podemos traducir como 'inflación encubierta', porque aunque no suben los precios de los productos, se reduce su tamaño. Es decir, pagamos lo mismo por menos cantidad de producto. Algo muy relacionado con lo que sucede ahora, ya que además hay menos suministros.

Este concepto se acuñó en Estados Unidos en la época en la que George W. Bush fue presidente, ya que en los 70 en este país sucedió este fenómeno antes de desencadenarse una inflación galopante. Y ahora vuelve a suceder.

Y, derivada de la Shrinkflation ha nacido la Skimpflaction, concepto acuñado en un reciente episodio del podcast Planet Money de NPR. En este caso, lo que se recorta son los servicios asociados a los productos por falta de mano de obra y escasez de material.

Por ejemplo, hablamos de mayores tiempos de espera en las entregas de productos a domicilio. O en los hoteles una reducción de servicios de limpieza o la desaparición de los desayunos incluidos en el precio.

Es decir, que, además de menos cantidad de producto, tenemos menos calidad. Todo en uno. Por lo tanto, la alternativa a que nos suban los precios puede ser hasta peor, ya que podemos sentirnos 'estafados' al recibir o comprar un producto que no cumple con lo prometido o con lo que esperábamos.

Y esto tenemos que tenerlo en cuenta, porque queramos o no, nos va a suceder en los próximos meses.

Leer más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies