Sanidad y educación con 21% de IVA, una idea polémica

sanidad-y-educacion-con-21%-de-iva,-una-idea-polemica

Actualmente la educación y la sanidad en España están exentas de IVA (en educación hay algunas excepciones, pero en general es así). Es algo habitual en los países de nuestro entorno, ya que se trata de dos actividades fundamentales en la economía y no se quieren desincentivar con precios más altos.

Sin embargo, en el borrador de los Presupuestos Generales para 2021 el Gobierno quiere establecer un IVA del 21% en ambos sectores. La idea es polémica: en una situación de crisis por una pandemia, desincentivar el uso de la medicina o educación privada podría empeorar la situación sanitaria y de formación de trabajadores para reciclarse ante el alto paro. Sin embargo también tiene algunos puntos positivos, el aumento de recaudación.

Razones para establecer IVA en sanidad y educación

El principal motivo para establecer impuestos donde actualmente no hay es claro: aumentar la recaudación. Se estima que la exención de IVA en estos dos sectores cuesta a las arcas públicas unos 3.500 millones de euros al año.

Además, en estos sectores hay alternativas públicas gratuitas o muy baratas. En sanidad toda la atención sanitaria es gratuita (excepto copagos en medicinas), mientras que en educación todo el tramo obligatorio es gratuito (salvo materiales) y la post-obligatoria muy económica (a pesar de la elevación de los precios públicos universitarios que hemos visto la última década).

Existe, además, otro motivo por el que imponer IVA a estos dos sectores podría ser una buena idea. Y es que el IVA es un impuesto indirecto y por tanto algo regresivo. Pero en el fondo es progresivo porque las rentas más altas consumen más bienes gravados con el tipo general y menos del tipo reducido o superreducido. Eso sí, hay una excepción: las rentas más altas consumen más sanidad y educación privadas y por tanto la progresividad del IVA se ve truncada.

1755540762_64d4d73119_o.jpg

En un análisis detallado del gasto de IVA en 2013 en España se puede ver como el IVA medio pagado por los hogares del decil más bajo de ingresos es del 12,3%, mientras que en el decil más alto es del 13,7%.

El motivo de esta pequeña progresividad es precisamente que los bienes exentos de IVA (sanidad y educación) suben con los deciles, al igual que se reducen los bienes reducidos y superreducidos. Es decir, estamos incentivando fiscalmente a los más pudientes, lo cual nunca es una buena idea.

El último motivo para apoyar esta subida es que en una situación en la que el Gobierno quiere aumentar la recaudación fiscal, si no lo recauda en el IVA seguramente lo hará en el IRPF, con lo que se desincentivará el trabajo en sectores seguramente cualificados.

Motivos por los que es mejor no tocar el IVA en estos sectores

Sin embargo hay razones también para no tocar el IVA de estos sectores. Lo primero, lo ya comentado: en una crisis como en la que nos encontramos es mejor no desincentivar el consumo sanitario o la formación. Además se calcula que el efecto en las familias no es menor, serían 1.300 euros al año por familia.

Otro aspecto importante es que, aunque es cierto que existen alternativas públicas y gratuitas a la mayor parte de los servicios ofrecidos, están dimensionados para la demanda actual. ¿Qué pasaría si hubiera una desbandada del sector privado al público? ¿Podría el Estado absorber esta demanda? ¿No acabaría siendo más caro por la poca recaudación y la subida del gasto público?

Workshop 2209239 1920

Sobre la progresividad del IVA hay también un argumento en contra: lo que tiene que ser progresivo es el gasto y no la recaudación. Es decir, no pasa nada si los impuestos no son progresivos siempre que el gasto público se dedique principalmente a los deciles más bajos. Con el Ingreso Mínimo Vital aprobado en primavera por fin vemos políticas en este sentido en España, donde el gasto tenía olvidados a los sectores más desfavorecidos.

Y sobre el esquema impositivo (si no se sube aquí irá a IRPF), lo cierto es que hay otras reformas pendientes: recategorizar algunos productos y servicios que actualmente están en IVA reducido y superreducido seguramente sea más prioritario que tocar el IVA de sanidad y educación, tendría más lógica y cerraría el gap que tenemos de recaudación respecto a Europa en impuestos indirectos.

¿Qué pesa más?

Sinceramente, los dos posturas tienen buenos argumentos. Personalmente creo que la subvenciones encubiertas a ciertos sectores por una u otra razón (hostelería al 10%, sanidad y educación al 0%) tienen más de intereses específicos que generales y sería buena idea tener un único IVA en España. Si se quitaran los tipos exentos, reducidos y superreducidos se podría tener un tipo general más bajo (por ejemplo un 16-18%) que recaudaría incluso más que ahora. Hace unos años hubo una propuesta similar y sigue teniendo validez.

Por otro lado no es el momento de subir impuestos. La crisis que viene es fuerte y mientras el BCE siga ayudando para la deuda no se dispare de precio hay que centrarse en la recuperación. Se podría cerrar la puerta a algunas deducciones del IPRF que cubren ciertos intereses particulares, pero al igual que antes, si esto se traduce en una reducción de tipos para mantener la recaudación sería positivo.

Imagen | Presidencia de la República Mexicana, medea_material