Los depósitos me hacen perder dinero pero tengo aversión al riesgo: consejos de inversión para los más conservadores

los-depositos-me-hacen-perder-dinero-pero-tengo-aversion-al-riesgo:-consejos-de-inversion-para-los-mas-conservadores

La inflación es una consideración importante cuando se trata de valorar nuestros ahorros o los frutos de nuestras inversiones. El miedo a la inflación no es inmerecido, ya que puede ser un desafío tanto para los inversores como para los consumidores.

Y esta es la situación presente. Los niveles de precios no han parado de escalar. Hoy, según los datos del IPC, la inflación anual estimada del IPC en marzo de 2022 es del 9,8%, de acuerdo con el indicador adelantado elaborado por el INE. Esta tasa sería la más alta desde mayo de 1985.

Ine

Los depositantes vienen de una época de una remuneración nula y un auge de comisiones por parte del sector bancario y, para más inri, se ven altamente afectados por la inflación, pues alberga un impacto directo e indirecto. El impacto directo es cuando los ahorros se devalúan debido a que el coste de la vida ha aumentado. El impacto indirecto es cuando el ahorro se ve afectado debido a que el poder adquisitivo ha disminuido.

Para los perfiles conservadores, los depósitos han sido una opción a tener en cuenta pues, a pesar de la nula remuneración, la aversión a la volatilidad y la tranquilidad de la liquidez compensaba en un escenario de baja inflación.

Pero cuando la escalada de precios se acerca un 10%, muchos concluyen que su mejor opción es poner parte de los ahorros a trabajar, con tres objetivos en mente:

  • Aumentar la rentabilidad: los inversores conservadores deben buscar alternativas de inversión que les permitan mejorar su rentabilidad.

  • Reducir el riesgo: es importante reducir el riesgo de los ahorros para evitar pérdidas en caso de que la inflación siga subiendo.

  • Diversificar los ahorros: la diversificación es la mejor manera de proteger los ahorros de la inflación. Los inversores conservadores deben invertir en diferentes activos y productos financieros para reducir el riesgo.

Bonos y acciones para el inversor conservador

Los inversores conversadores buscarán diversificarse quitando peso al efectivo y exponerse a los bonos y las acciones para hacer frente a la inflación. Pero no todos los bonos ni todas las acciones funcionan correctamente en las etapas inflacionistas.

Los bonos son tradicionalmente estables, de bajo riesgo y buenas coberturas de la volatilidad potencial de las acciones. Desafortunadamente, al mercado de bonos no le va bien la inflación.

Cuando aumenta la inflación, los bancos centrales tienden a incrementar tipos de interés para disminuir los préstamos debido a su encarecimiento. Esto hace que aumenten las rentabilidades de los bonos (interés), ya que los inversores exigen una compensación por el riesgo de inflación. En última instancia, el precio de los bonos bajará a medida que los inversores pierdan interés en ellos, lo que reducirá el valor de su inversión.

En esta categoría de inversión, son interesantes los bonos indexados a la inflación que protegen los bonos protegidos contra la inflación o TIPS por sus siglas en inglés, son un tipo de activos de renta fija útiles. El objetivo de los bonos de TIPS es reducir la volatilidad de los ingresos y el coste de la deuda. Los bonos de TIPS permiten a los inversores estar protegidos contra la inflación y mantener el valor de su inversión. Los bonos de TIPS también reducen el riesgo de tasa de interés, ya que los bonos de TIPS tienen una rentabilidad real fija.

Los bonos no son la única categoría de activos de inversión que se ve afectada por la inflación. Las acciones son igualmente sensibles a la inflación. Sin embargo, la respuesta de las acciones a la inflación depende de diversos factores, como el sector de la economía en el que se invierte.

Si nos movemos en el terreno de las acciones, el perfil del inversor conservador que busque protegerse de la inflación debe posicionarse en sectores y empresas cuyo balance encuentre un gran peso por parte de los activos fijos, debido a que aguantan bien sus respectivas valoraciones en entornos inflacionistas.

Estos sectores son el energético (petróleo y gas), el sector inmobiliario representado por las Socimis que cuentan con una gran cartera de ladrillo y el sector de productos básicos.

Review Of Oil And Gas Power And Renewable Energy Sector Of Pakistan

¿En estos sectores qué tipo de empresas pueden interesar a los inversores conservadores? Tras seleccionar los sectores mencionados, el inversor conservador debe priorizar las empresas con flujos de efectivo estables o empresas con bajo coste de producción con capacidad de fijación de precios para que el entorno infñacionista no suponga un impacto notorio en la Cuenta de Resultados.

Las empresas con flujos de efectivo estables tienen una menor probabilidad de verse afectadas por la inflación, mientras que las empresas con bajos costes de producción pueden compensar el impacto negativo de la inflación aumentando los precios de sus productos.

Los inversores conservadores, tienden a guiarse por una política de remuneración comprometida con los accionistas, por lo que esos flujos de efectivo estables deberán acompañarse de un histórico de dividendos constantes pero crecientes, que les permita generar para compensar la caída de valor de los ahorros por la escalada de precios mediante entradas de efectivo.