Lo que puedes arreglar y lo que no de tus finanzas: tu círculo de competencia

lo-que-puedes-arreglar-y-lo-que-no-de-tus-finanzas:-tu-circulo-de-competencia

En el camino de mejorar nuestras finanzas personales existen dos tipos de obstáculos que nos podemos circular, aquellos que podemos cambiar y aquellos que no podemos cambiar. Actuar sobre los que podemos cambiar muy probablemente es el único modo en el que vamos a conseguir que funcione nuestro modo de vida.

El circulo de competencia es una expresión de Warren Buffet y Charlie Munger al mando de Berkshire Hathaway en una carta a sus accionistas de 1996, ellos insisten en que sólo invierten en negocios que pueden entender y que están dentro de su círculo de competencia. Se refieren a aquellos negocios que son capaces de evaluar.

Pero esto también nos sirve para trabajar sobre los distintos aspectos de nuestra vida financiera. Diferenciar aquellos aspectos sobre los que podemos hacer algo y sobre los que no podemos hacer nada, para así actuar sobre unos e ignorar los otros (o en el mejor de los casos paliar los mismos o gestionarlos).

Lo que no podemos arreglar

3805656662_c134d4e72b_o.jpg

  • Donde hemos nacido: no es lo mismo haber nacido en un hogar de clase media alta en una ciudad de altas oportunidades como pueden ser Madrid o Barcelona que en un hogar obrero con problemas en una zona con alto desempleo, como puede ser la bahía de Cádiz o la campiña jienense.
  • La situación macroeconómica: en época de crecimiento económico será más fácil encontrar empleos bien pagados y que los negocios salgan bien, en épocas de decrecimiento será más difícil que esto suceda.
  • La evolución de la bolsa: es muy raro que alguien tenga capacidad en influir en la bolsa, si esta sube, baja o da vueltas. Alguna excepción ha habido de gente capaz de mover mucho capital durante cortos periodos de tiempo, pero nada más.
  • Las decisiones políticas: podemos votar en las elecciones por el candidato favorito que más defienda lo que creemos y nuestros intereses, también podemos incluso hacer campaña activa en redes sociales por tal o cual política, incluso hoy en día se pueden hacer productos audiovisuales (como podcasts o vídeos) y darle bastante difusión, pero no es algo fácil de hacer ni que suela tener resultados a corto plazo.
  • Nuestra edad: es mejor empezar invirtiendo a los 20 que a los 50, y así dejar que el interés compuesto haga sus milagros, pero es mejor invertir a los 50 que arrepentirnos de no haberlo hecho a los 60.

Lo que podemos arreglar

49967130491_13b63b98eb_o.jpg

La localización, si la situación económica no es buena ¿acaso no puede merecer la pena cambiarla y convertirse en emigrante? Es una decisión dura, pero es algo que es factible y que muchas personas hacen, por ejemplo los venezolanos que han venido a España o los españoles que se han desplazado a Polonia o Alemania.

  • Nuestra tasa de ahorro: si no somos capaces de ahorrar, nunca vamos a tener capital para iniciar nuestro propio negocio o invertir. Ni siquiera Es más fácil ahorrar con un sueldo alto, pero al respecto de esto está lo siguiente que podemos cambiar.
  • Nuestra profesión: si no ganamos lo suficiente ¿tal vez sea momento de considerar un “giro profesional”? A veces vemos como personas que no ganan lo suficiente, están en campos saturados, con mucha competencia.
  • Los productos financieros en los que invertimos: ya hemos hablado de como la inflación se come nuestros ahorros poco a poco. Si dejamos nuestros ahorros en liquidez, eso es lo que sucederá. La opción siguiente es que no todos los productos financieros son iguales, ni tienen la misma rentabilidad. Cada vez hay más variedad para elegir, y mejores alternativas.
  • Nuestra mentalidad y forma de reaccionar ante nuestro entorno: dependiendo de cómo nos tomemos el entorno, nuestra situación y las oportunidades que surgen, tomaremos unas decisiones u otras.
  • Nuestras habilidades: todos partimos de una base y eso nos lleva a tener un mejor o peor resultado en las habilidades que tenemos. Pero elegir que habilidades queremos desarrollar y como gestionar nuestras debilidades, es algo que ayuda mucho. Cada uno funciona de un modo distinto.

Preguntas a los lectores, ¿cómo gestionan aquello que pueden cambiar y aquello que no pueden cambiar? ¿Qué más cosas pueden cambiar y cuales no?

En El Blog Salmón | Los peores consejos para las finanzas personales

Imagen | well_lucio

Imagen | Bill Selak

Imagen | Ivan Radic