Hemos ido a buscar si queda algún depósito garantiza que de algo de rentabilidad y esto es lo que hemos encontrado

hemos-ido-a-buscar-si-queda-algun-deposito-garantiza-que-de-algo-de-rentabilidad-y-esto-es-lo-que-hemos-encontrado

Los tipos de interés en Europa llevan en cero desde 2016 y en prácticamente cero (0,05%) desde 2014. Además, la facilidad marginal de crédito para los bancos está en negativo desde 2014, es decir, cuando tienen exceso de caja el BCE les cobra por ello. Y esto ha implicado que los depósitos apenas dan intereses a los ciudadanos.

Sin embargo siempre hay ocasiones en la que los bancos ofrecen algo de interés para atraer clientes. Esto era muy típico en los años 90 y 2000, debido al gran número de entidades bancarias existentes, pero esta posibilidad se ha ido reduciendo con el tiempo. Sin embargo sigue habiendo algunos depósitos interesantes que hemos encontrado en el mercado.

Los depósitos de «los nuevos»

Al igual que cuando ING llegó a España intentó revolucionar la banca quitando comisiones, operando online y remunerando notablemente su cuenta naranja, ahora hay algunos jugadores nuevos que intentan atraer clientes con depósitos atractivos.

Por un lado tenemos a Orange Bank, que ofrece el 0,5% TAE hasta 40.000 euros en su cuenta de ahorro. De forma promocional y durante el primer mes da un 1%, pero solo para los primeros 20.000 euros.

También es interesante lo que ofrece Renault Bank. Por un lado una cuenta remunerada al 0,5% TAE. Pero si tenemos dinero disponible y estamos dispuestos a depositarlo por 24 meses el tipo sube al 0,6%. La cuenta remunerada no tiene límite y el depósito es para saldos inferiores a un millón de euros.

myinvestor ofrece un 1% TAE durante el primer año pero solo para los primeros 15.000 euros de saldo. Después de este año la rentabilidad cae al 0,1%, por lo que hay que estar pendiente para mover el dinero a sitios con mejores condiciones.

Depósitos en bancos tradicionales

Sin embargo la banca tradicional también ofrece algunos depósitos interesantes. Destacan dos, uno menos conocido y otro más conocido pero llevan muchos años operando en nuestro país.

Por un lado está el Banco Finantia, dedicado a clientes con grandes saldos pero que lleva operando en España desde hace veinte años. Ofrecen depósitos desde el 0,5% TAE (12 meses) hasta el 0,85% TAE (60 meses). ¿La pega? Es para saldos superiores a los 50.000 euros.

Y luego está Bankinter, que ofrece una cuenta nómina con un 5% TAE, pero lleva muchas condiciones: primero, solo remuneran los primeros 5.000 euros; segundo, hay que domiciliar una nómina, recibos y realizar pagos; y tercero, el segundo año la rentabilidad cae al 2%.

¿Merecen la pena?

Realmente todas estas rentabilidades son bajas pero superiores a los tipos de interés oficiales de la zona euro. Por tanto la respuesta debería ser sí, estos depósitos que rondan el 0,5% merecen la pena. Pero la realidad es que la inflación es muy superior a estas rentabilidades (3,3% en agosto) y por tanto tener el dinero depositado es perder poder adquisitivo.

Lo normal en esta situación es que el BCE subiera los tipos para evitar que la inflación siga subiendo y los depósitos se conviertan en más atractivos, pero no tiene pinta de que vaya a pasar. El BCE lleva años buscando algo de inflación para reducir deudas y ahora que lo ha logrado no va a pararla.

Por tanto, los depósitos ahora mismo no son interesantes. Solo se debería tener el dinero estrictamente necesario en cuentas y depósitos y el resto es mucho mejor invertirlo. O si hay una aversión extrema al riesgo, en ese caso hemos dado un buen repaso a lo que hay disponible en el mercado en estos momentos.