Cuenta profesional: sin comisiones y con más servicios

cuenta-profesional:-sin-comisiones-y-con-mas-servicios

Una cuenta profesional es un producto que está presente en la oferta de todas las entidades de crédito y que se caracteriza principalmente porque sirve para gestionar el dinero procedente de la actividad profesional de los usuarios. Está destinada a emprendedores, profesiones liberales y trabajadores por cuenta propia y es una forma muy práctica para gestionar los ingresos y gastos de estos perfiles de clientes en un solo producto bancario.

Para comercializar la cuenta profesional los bancos la ofrecen exenta de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. Pero en cualquier caso, es necesario cumplir con una serie de requisitos para su formalización. Una de estas exigencias pasa por aportar unos ingresos profesionales a recibir que sean iguales o superiores a 1.000 euros netos mensuales.

En algunos casos, estas condiciones en la contratación se endurecen con la demanda de domiciliar al menos  tres recibos en el trimestre. Se consideran ingresos válidos en la Cuenta Profesional los que se realicen mediante cheque o transferencia, remesas y TPVs. En ninguno de los casos se permite compatibilizarla con los movimientos personales de cada uno de sus titulares.

Cuenta profesional: ¿como son?

Otra de las particularidades en esta clase de cuentas bancarias es que permiten que cada titular pueda tener suscrita dos cuentas de estas características. Siempre y cuando cumplan con los requisitos de las mismas y avisar a la entidad financiera de este hecho. Mientras que por otra parte, son cuentas que por lo general no cuentan con una remuneración reseñable ya el tipo de interés que reporta apenas rebasa el 0,10 % en el mejor de los casos. Aunque a cambio de contener los gastos desde el momento de su emisión.

Un aspecto que hace inconfundible a este producto financiero es que se puede demandar un talonario de forma gratuita desde donde puedan realizar sus titulares los gastos profesionales. al contratarla, lleva aparejada una tarjeta de crédito o débito totalmente exenta de gastos en su emisión y mantenimiento. Desde donde se podrá retirar dinero en efectivo en los cajeros automáticos. Al igual que, en ciertos casos, de una línea de crédito permanente de hasta 10.000 euros. Con una devolución fija o en porcentaje sobre el total de la deuda, con un mínimo del 3 %.

Mostrar actividad cada trimestre

De todas formas, la cuenta profesional deberá estar activa durante buena parte del año. Es decir, realizar al menos tres movimientos de pago al trimestre. Ya que de no cumplirse este requerimiento impuesto por los bancos será cancelada automáticamente por los mismos. Por otro lado, se trata de un producto que permite evitar descubiertos (hasta 500 euros) en la cuenta. Para que de esta forma, este movimiento no sea penalizado, como por otra parte sucede en otra clase de cuentas bancarias dirigidas a otros colectivos sociales.

También hay que incidir que este formato de cuenta genera otras prestaciones que serán muy beneficiosas para sus titulares. Entre ellas que se pueda acceder a herramientas especialmente habilitadas para los profesionales o emprendedores, como por ejemplo fuentes de financiación especialmente diseñada para satisfacer sus necesidades de liquidez para el mantenimiento de sus negocios. Al igual que un asesoramiento especializado para atender todas las necesidades de tu negocio. Otro de los incentivos que utilizan las entidades bancarias para su comercialización es la aportación de los denominados seguros empresariales. Con primas superiores a 1.000 euros por año y que contempla aquellas coberturas más necesarias para las pequeñas y medianas empresas. Mientras que por último, eliminan los gastos en cheques y pagarés, transferencias y otra clase de productos financieros. En cualquier caso, cada entidad aporta alguna que otra seña de identidad para diferenciarse de la oferta de la competencia.

Beneficios de este producto

En cualquier caso, las cuentas profesionales no es un producto dirigido a todos los perfiles de clientes. Si no que por el contrario van destinado a uno muy bien definido y que se trata de profesionales o trabajadores por cuenta propia que desean tener una herramienta bancaria para desarrollar sus movimientos bancarios. A través de un producto que satisface sus necesidades al aportarles los servicios y prestaciones más idóneos para su actividad profesional. En algunos casos, incluso con la opción de ahorrarse dinero todos los años a través de las comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. Que es lo que buscan al fin y al cabo.

Dentro de este contexto general, las cuentas profesionales bancarias es un arma muy eficaz desde donde puedes gestionar su dinero, pagara a sus trabajadores o saldar las cuotas mensuales de sus líneas de crédito. Con una mayor optimización que desde las cuentas corrientes o de ahorro con unos formatos más tradicionales o convencionales. En donde las entidades bancarias ofrecen unos servicios y prestaciones mucho más específicas y destinadas a esta parte del tejido productico de la economía española.

Al igual que otro producto de reciente creación y que muy innovador en su concepción como son las transferencias instantáneas y que son requeridas en buen número de casos por parte de los profesionales o trabajadores autónomos. Y que vamos a explicar con más detalle como son y cuál es un funcionamiento y mecánica. Para que puedas utilizarlos a partir de estos momentos y en función de tus necesidades reales en tu negocio o actividad profesional. Porque están en el mercado bancario desde hace muy poco tiempo y necesitas conocer mejor este modelo de pago.

Transferencias instantáneas

Las transferencias instantáneas se constituyen en una de las soluciones más eficaces cuando se requiere el envío de dinero a terceras personas. No puede olvidarse que las transferencias bancarias es un movimiento muy habitual para realizar pagos, saldar deudas o pagar la cuota de alquiler de la vivienda. Pero un grave inconveniente que tiene esta transacción monetaria es que normalmente suele tardar entre 1 y 2 días hasta que es recibida por el destinatario. Un hecho que crea en algunas ocasiones incidencias muy poco deseadas por parte de los usuarios bancarios.

Para subsanar esta incidencia en las transferencias más convencionales se han diseñado los envíos instantáneos que suelen abreviar la operación en muy pocos minutos. El efecto más inmediato es que el traspaso del dinero se realizará casi en tiempo real. Este es el objetivo principal de las denominadas transferencias instantáneas que son formalizadas a través del sistema TIPS (target instant payment settlement) o lo que es lo mismo, pago instantáneo. De esta forma, el dinero que manden los clientes llegará antes a su destino.

¿Cómo funcionan?

A pesar de lo que pueda parecer desde un principio, este sistema no está desarrollado exclusivamente para operaciones realizadas desde los dispositivos tecnológicos (móviles, tabletas, etc.). Sino que por el contrario, mantiene los canales tradicionales de otros sistemas de envío. Es decir, desde la propia sucursal bancaria o el ordenador personal. Si se escoge esta última opción se tendrá la gran ventaja de que la operación podrá hacerse a cualquier hora del día, incluso en los fines de semana. Ante la necesidad de los clientes de afrontar un pago de cierta urgencia en este periodo de la semana.

Por otra parte, no hay ningún requisito para acceder a este servicio bancario, tan solo acreditarse como cliente de la entidad financiera en donde se tengan depositados los ahorros a través de una cuenta corriente u otros productos de similares características. Este servicio conlleva un coste para las entidades de 0,20 céntimos por euro en cada operación, aunque dependerá de su decisión para que el importe pueda o no recaer en el cliente.

Además presenta una sutil diferencia, respecto a las transferencias consideradas como  tradicionales, y es que no habrá ningún intermediario en este proceso monetario. Para beneficio de ambas partes que estarán en disposición de cumplir con sus objetivos.

Importes de las operaciones

Otro de los aspectos que deben valorarse en las transferencias instantáneas es que existen unas limitaciones en relación a la cuantía de los importes enviados. Este medio de pago permite movimientos a cuenta que pueden llegar a un importe máximo de 15.000 euros. Con el beneficio adicional de que no habrá esperar ninguna notificación en el sentido de que el envío se haya realizado correctamente y ha llegado a su destinatario. Porque en el mismo momento de dar la orden se tendrá constancia de que la operación se ha llevada a cabo con toda normalidad.

Esta es una operación que inicialmente está habilitada para los países miembros de la Unión Europea y por tanto se formalizará en euros. No obstante, no es muy complicado llegar a un acuerdo con los bancos para que pueda producirse en otras divisas internacionales: libras esterlinas, dólares norteamericano o francos suizos. En este caso, exigirá de un aviso al banco para expresar estas necesidades de los clientes y en cuyo caso contará con la aplicación de una comisión por el cambio de moneda que oscila entre el 0,20 % y 1% sobre el importe total de la transferencia, en función de cada entidad financiera. Es decir, es un movimiento que estará penalizado si desea mandar dinero a otros países que no estén situados en la zona euro, como por ejemplo Estados Unidos, Gran Bretaña o México.